lunes, 10 de agosto de 2020

Monkey Island (1990) – Remasterizado (2009).


Monkey Island celebra su 30 aniversario y gracias a su versión remasterizada del 2009, he vuelto a jugarlo y su entretenimiento no decae con los años. Para los que no sufristeis aquella época, videojuegos como Monkey Island, se distribuían en disquets de 3 y 1/2, y en concreto esta aventura, constaba de 4 disquets para PC. Esto suponía el riesgo de que el juego se te quedara pillado al introducir el disquet de turno y esparciera tu ilusión en pequeños bytes por el retrete. A sabiendas de tal traba, la versión de 1990 reflejaba el siguiente cachondeo:


Esta broma fue erradicada de futuras remasterizaciones (CD, DVD…) porque ya no tenía ningún sentido. Sin embargo, causó bastante polémica ya que nuestro protagonista del juego, usaba la llamada “cuarta pared” para comunicarnos que al no tener ese disquet, se tendría que obviar esa parte del juego. Muchos no pillaron la broma y se dedicaron a realizar decenas de llamadas a la marca del juego, Lucasarts, para reclamar esa parte de historia arrebatada. Sin internet, éramos muy inocentes.


The Secret of Monkey Island es una divertida aventura gráfica (o como dicen los americanos, point-and-click adventure) sobre un chaval que llega al Caribe con el objetivo de convertirse en un pirata de provecho. Brevemente para el neófito, una aventura gráfica es un género de videojuegos que consiste en superar una serie de puzles interactuando con la historia y los personajes. Un estilo…  Coger carne” “usar carne con flores amarillas somníferas” “dar carne a caniches pirañas asesinos”. ¡Vía libre!. Por poner un ejemplo empírico, una aventura gráfica se podría reflejar en las actuales Escape roomsEn ocasiones, muchos de estos puzles tenían sentido y otras veces no. Cabe recordar en el juego, ese útil pollo de goma con polea que a primera vista parece un objeto inútil pero de vital importancia en el desarrollo de la aventura. 


Sinopsis:

Nuestro protagonista es Guybrush Threepwood que aterriza por ciencia infusa en Melee Island para convertirse en un célebre pirata. Allí se pondrá hasta el culo de grog, le tirará la caña a la gobernadora Elaine Marley y se batirá a zumos de raíces vudús contra su gran archienemigo, el pirata fantasma Lechuck. Conocerá a los hermanos Fetuccini, al loco Toothrot, tres caníbales muy cachondos y al fantástico Stan, que nos tendrá que dejar un buque a buen precio para alcanzar la ansiada Monkey Island. Por cierto, como este blog es una fuente de conocimientos inagotable; este año han confirmado que cuando llegó Colón a su propia “Monkey Island” en el Caribe, encontró caníbales. Sin embargo, se conoce que los caníbales del videojuego son un amor. Aquí. 


Creador(es):

Esta maravilla se la debemos al programador Ron Gilbert que se inspiró en la atracción de Piratas del Caribe de Disneyland para crear esta aventura. El informático cuenta que iba montado en un bote de la atracción pero no se le permitía bajar a explorar y eso no podía ser. Cabe recordar que la atracción de Piratas del Caribe existe desde el 1967 (Anaheim, California) porque soy consciente de que vemos de Jack Sparrow hacia delante, como es lógico. Por cierto, como dato curioso de esta atracción, en 2018 quitaron la opción titulada "Subasta: consigue una muchacha como mujer".

¿Os suena la escena?
El toque esotérico de Monkey Island, se lo debemos al libro Stranger Tides de Tim Powers que recitaba ritos de vudú e intercalaba temas fantasmagóricos. Curiosamente, la aburridísima cuarta entrega de Pirates of the Caribbean: On Stranger Tides (en mareas misteriosas) fue su adaptación más fiel.


El juego fue financiado por la empresa de Lucasfilm games (luego Lucasarts) propiedad del mismísimo George Lucas, que según Gilbert, les dejaba total libertad. Es más, en homenaje al creador de Star Wars, uno de los guardianes que no nos deja avanzar por un puente es Sir. Lucas.


También tiraron del carro, los gafapasta Tim Schafer y Dave Grossman. Explicaba Grossman, que la diferencia entre Monkey Island (y en general los juegos de LucasArts) y la compañía “rival”, Sierra (Larry, King Quest…), era la creación de puzles sin alcanzar el punto de quedarte atascado eternamente. Además, una de las opciones más aplaudidas del diseño de Monkey Island fue la imposibilidad de morir.


Sólo hay un momento (bueno… dos) en el que nuestro protagonista está a punto de perecer. Uno de estos instantes es cuando Guybrush se precipita por una montaña pero éste retorna a la cima afirmando que ha rebotado en un “árbol de goma”. El cuadro de diálogo que aparece en ese instante es el mismo que vemos en las aventuras gráficas de la compañía rival, Sierra, reflejando la mofa.


En 2012, Disney adquirió LucasArts y en 2013 cerró el departamento de videojuegos tirando a la calle a casi 150 trabajadores. En 2016, Gilbert pidió a Disney que le devolvieran los derechos de Monkey Island ya que en su mente tenía un guión preparado para una tercera secuela donde por fin desvelaría el Secreto de Monkey Island.


Jugabilidad:

El jugador interactuaba con nuestro protagonista a través de un sistema de tabla de verbos que fue creado por el mismo Ron Gilbert al que denominó SCUMM (Script Creation Utility for Maniac Mansion). Monkey Island fue el quinto juego que usaba este tipo de motor gráfico y como su definición indica, este método fue creado para otra anterior aventura gráfica llamada, Maniac Mansion (1987). ¡Bernaaard!. Como homenaje a este sistema de juego, en Monkey Island podemos visitar el Scumm Bar y en otro huevo de Pascua, un beodo pirata nos recordará lo grande que fue otra aventura gráfica de LucasFilm, llamada Loom. 


En la versión remasterizada, desaparece la tabla de verbos y con el teclado o el scroll (la ruedecilla) del ratón puedes acceder al clásico “coger, empujar, usar…”. El inventario deja de estar fijo en la pantalla y pulsando la tecla “i” aparecerá y desaparecerá sin molestar en la interfaz.  Además, con un solo botón (diría que era el F10) puedes ir alternando a la versión de 1990 para culminar tu frikismo de manual.


Uno de los lances más emblemáticos del videojuego, son los simpáticos duelos a espadas mediante insultos. Este método se le ocurrió a Ron Gilbert cuando visionaba pelis de Erron Flynn y veía que en esos combates se insultaban a menudo. Detrás de estas graciosas combinaciones de preguntas y respuestas, está Orson Scott Card, creador de Juego de Ender.  


Por último, destacar el trabajo musical de un tal Michael Land que dedicó parte de su vida a ser el compositor y el programador de audio de todo lo que creara LucasArts. La influencia caribeña del videojuego inspiró esta cancioncilla que brota en nuestras almas rebosantes de grog. Y es una suerte, porque si uno se fija en las valoraciones de las aventuras gráficas de Lucasarts, el sonido no era su fuerte.


Curiosidades:

El amigo Gilbert tuvo que programar a toda castaña la excelente aventura de Indiana Jones y la última cruzada pero eso no le detuvo para que realizara un primer guión para Monkey Island. Ese borrador se titulaba Mutiny en Monkey Island (Motín en Monkey Island). Guybrush era un pirata caído en desgracia que busca su redención y su nombre inicial era Smear West. Elaine la gobernadora era sustituida por Fat el Gobernador. Además, la rumorología apuntaba que la lucha de espadas era modificada por un combate naval.


En un lance del juego, nuestro protagonista se encuentra debajo del agua atado a un tótem. Si nos esperamos 10 minutos, Guybrush cambia de color y se modifica el panel de verbos. La verdad que salir de este brete es uno de los puzles más idiotas que uno se puede encontrar, lo que lo hace más difícil.


La bebida por excelencia en Monkey Island es el grog. Se puede emplear tanto para matar animales agresivos como para que dejen de chirriar los goznes de una puerta. Es curioso, porque en realidad existió dicha bebida. Cuenta la leyenda que el almirante Edward Vernon ofrecía ron a sus marineros pero "rebajado" con agua ya que las cogorzas eran legendarias. Estos marineros, en tono de burla, comenzaron a llamar a esa bebida “grog” porque el almirante iba ataviado con ropas confeccionadas en tejido grogrén. Qué cosa más friki.



Según cuentan, el nombre de Guybrush proviene de la unión, guy (chaval) y brush que fue una extensión de los archivos que se guardaban en el programa Deluxe Paint del ordenador Amiga. Y Threepwood proviene de una novela del 1964 llamada The Brinkmanship of Galahad Threepwood donde su sinopsis es de lo más tedioso. El nombre de la gobernadora Elaine surgió de la película El Graduado (1967) ya que el videojuego y la película comparten similitudes en sus respectivos finales.




Cuando te escapas varias veces de la cárcel-cabaña de los caníbales, verás como mejora la seguridad de la puerta pero no importa porque nuestro protagonista se fuga por otro acceso.


El dial-a-pirate era un original sistema antipirateo analógico que permitía poder acceder al juego. Constaba de dos círculos que se sincronizaban para dar la respuesta correcta al password inicial.


Monkey Island marcó una época para aquellos gamers de antaño y por lo que veo, su recuerdo se mantiene siempre con una sonrisa. Feliz verano y un abrazo.












martes, 19 de mayo de 2020

Círculo (2015)

Medio centenar de personas despierta en una cámara circular sin recordar cómo llegaron allí.  El grupo rodea una cúpula central que emite una descarga mortal y ejecuta un reo al azar cada dos minutos. Sin embargo, los condenados averiguan que mediante una votación pueden dirigir esa descarga y sentenciar a muerte a cualquiera de sus compañeros. Sólo puede quedar uno.

Argumento:

En materia de ciencia ficción, Netflix dispone de una cantidad ingente de morralla (véase IO de Margaret Qualley) pero si uno tala los árboles podrá ver el bosque y ese bosque, se llama Círculo. Soy un espectador especial, enamorado de obras como The Cube (1997) o el Hoyo (2019) y reconozco que con pelis tipo Escape Room (2019) me lo paso pipa. Por esta razón, no era de extrañar que Círculo entrara dentro de mi catálogo fetiche.

La película está dirigida por Aaron Hann y Mario Miscione y está tan escondida en el surtido de Netflix que no está ni doblada al castellano. Han doblado películas como Ghoulies IV pero Círculo no merece dicho honor.

La cinta nos muestra como la supervivencia humana reside en apelar a prejuicios, miedos y emociones para convencer al resto de quién debe morir o no, y así salvar uno su propio culo, al menos durante dos minutos más.

El grupo está formado por miembros de diferentes razas, procedencias, edades, religiones, profesiones y condición sexual. Este conjunto tan heterogéneo provoca que se rompa aquella delgada línea entre el prejuicio y la discriminación bajo la tutela de la supervivencia. Con las minorías hemos topado Johnny.

Las condenas a muerte se dictaminan mediante el asesino y verdugo voto democrático del personal que habita en el círculo. Si no se votara, la cúpula central envía una descarga mortal al azar. Y la suerte no es menester cuando tu pellejo está en peligro. Por tanto, el parlamento circular necesita reducir aforo y debe formular su primer acuerdo. Y no tarda en llegar a la conclusión de que el sector de la tercera edad  ya ha vivido suficiente y debe ser erradicado del tablero. Muy de pandemia esta decisión.

Más tarde, el grupo sigue con su método socrático y va eliminando miembros de alguna minoría o personas que ejerzan profesiones poco valoradas. Sin embargo, los participantes tienen que  tener sumo cuidado en tocar a las minorías ya que prejuzgar sin argumentos sólidos puede girar el voto en su contra. Sé un asesino pero con indulgencia.

No obstante, el punto de inflexión recae en dos fichas del tablero que no habían despertado interés en el comienzo del juego. Entre los reos, se encuentra una mujer embarazada y una niña de apenas diez años. Estos elementos divide la sala en dos grupos: Los que por humanidad, desean que queden las últimas en el círculo y los que desean cargárselas lo antes posible para obtener más posibilidades de sobrevivir.

Película:

Círculo es un thriller psicológico del subgénero survivor inspirada, según sus autores, en la obra de culto, 12 hombres sin piedad (1957) de Sidney Lumet, donde la persuasión es su eje central. En la película de Sidney Lumet, Henry Fonda es el único miembro del jurado que apoya la inocencia del preso y su trabajo consiste en convencer al resto del jurado de que la culpabilidad no está tan clara como se había votado de inicio.

El chico condenado pertenece a un estrato social bajo y como consecuencia se prejuzga sin vara de medir. Este aspecto se refleja en Círculo para sentenciar a muerte a los participantes. ¿Qué puede aportar un inmigrante ilegal? ¿Y una pornostar a nuestros hijos? ¿O porqué tiene que quedar como superviviente un hombre de raza negra sólo por pertenecer a una minoría?. Para un servidor, la película tiene muchos matices a explorar que quizá han quedado eclipsados porque es una obra de ciencia ficción. El cerebro tiende a agrupar a la gente según sus temores e incluso los sectores más progresistas y más conservadores se dan la mano en materia de ideas discriminatorias. Lo explicaba Sidney Lumet en 1957 y se expone en Círculo en 2015. Se ve que prejuzgar es humano.

Obviamente, la película tiene detalles mejorables. El más reseñable sería la cantidad de personajes que empiezan en el círculo. 50 personas van falleciendo cada dos minutos y además la mayoría son en off screen. Este hecho convierte la película en una especie de body count a granel con poca gracia. Una buena reducción de individuos (20 personas por ejemplo) hubiera elevado el grado de empatía del espectador con los personajes ya que se puede dedicar más tiempo a desarrollarlos. En la primera edición, la película tenía una duración de 110 minutos y se redujo a 85 minutos. Quizá estos 110 minutos de la primera versión permitían más desarrollo de los personajes. 

Círculo se nutre de actores y actrices bastante desconocidos. La más célebre es Julie Benz conocida por ser la señora de Dexter y por ser una buena persona en Rambo IV. El historial de sus directores es bastante raquítico. Lo único reseñable es una miniserie bastante paranoica, titulada The Vault y lanzada directamente a Youtube. The Vault trata de unos universitarios que despiertan en diversas habitaciones acompañados de un objeto (una bici estática, un buzón con cartas…). Es una especie de reality show que sale mal. Esta miniserie fue la semilla para que uno de los directores tuviera la genial idea de encerrar a 50 personas en una habitación y que mediante votación pudieran huir. Así nació Círculo.

La película se rodó en 10 días ya que hacer coincidir aquella cantidad de actores en un mismo set era algo complejo. También pudieron filmar las escenas en el mismo orden que vemos en la película.

La película se estrenó el 28 de mayo en el Festival Internacional de Cine de Seattle con un aforo lleno. Ni una butaca vacía. Pasada la mitad de la película, se estropeó el audio y los diálogos no coincidían con la boca de los actores. Era como ver un torrent de los malos. Aún así las críticas fueron positivas y después de estrenarse, Netflix fue como un ave de rapiña a por la película con la consecuente alegría de sus directores. No obstante, cuentan que después de interesarse Netflix por la película, las compañías que la habían rechazado previamente por no tener un reparto potente, se comportaron como buitres de carroña para poder adquirirla pero ya era tarde.

Curiosidades:

La película se filmó en un almacén de los Ángeles.

El actor Zack Rukavina realmente tiene un brazo amputado por un cáncer. No hay CGI en la película.


Los directores instalaron unos grandes altavoces en el set para que sonara un ruido infernal con cada muerte y así “motivar” a los actores y actrices.

La cúpula asesina fue obsequiada al actor o actriz que quedó último en el Círculo. És más, comenta orgulloso/a que la ha depositado en su garaje particular.


Final (spoiler):

Uno ya sabe cómo funcionan los finales audiovisuales para la plebe. El nivel de exigencia es elevado y la catarsis que el espectador espera, está en muchas ocasiones rozando lo paranormal. O se enseña poco o se enseña mucho. No hay término medio.

Para un servidor, el final es más que interesante. La argucia creada por el único superviviente del Círculo es sensacional. Un cabrón de manual muy respetable. La explicación del engaño del “final human” la dejo para que la disfrute el espectador, así no spoileo en demasía.

He analizado la foto finish del resto de personas que se supone que han sobrevivido en otros círculos. La conclusión es que han resistido por igual cinco mujeres y cinco hombres de diferentes razas. Dos de estas mujeres están en cinta y también han sobrevivido dos niños y dos niñas. Como se puede observar, los extraterrestres ya creían en la política de cuotas. Y afirmo el término extraterrestres porque no existe ninguna duda de que estamos ante un secuestro alienígena.

Otra curiosidad “espoilable” que el espectador puede preguntarse, es que hubiera sucedido si queda la mujer embarazada como la última superviviente y la última votación se resuelve entre la madre y el feto. Los que habéis echado un ojo a la película, sabéis que el feto cuenta como uno más pero al final de la cinta se observa como otras mujeres embarazadas que han salido airosas de sus respectivos círculos. La conclusión es que la mujer y el feto forman un individuo conjunto en esa situación final. Sino imagine lo gore de la escena si la madre tiene que decidir en su última votación entre ella y su hijo no nacido. Círculo no es una película de terror al uso pero estamos delante de una cinta con muchas virtudes y poca audiencia.

Un abrazo amigos. Y ánimo.