jueves, 4 de diciembre de 2014

Set pieces de acción Vol. 1 - Mejores escenas o secuencias.


Poseo un pecado confesable que es el denominado género de acción. Su magnetismo me perpetra un poder de atracción fuera de lógica y agradezco públicamente al canal Paramount Channel que dependiendo de su programación nocturna me obligue a cancelar cualquier tarea programada. Este hechizo me suele suceder con films tan laureados como por ejemplo Jungla de Cristal (1988) hasta alcanzar cotas más casposas como me acontece con Delta Force (1986). No tengo ningún criterio, es tollina o coche por los aires y llamar toda mi atención. Me llaman la atención. En casa. El mando desaparece de mis manos… y todo se vuelve rosa.

Sin embargo, no disertaré sobre el género de acción en su esencia sino que dedicaré este tiempo al enlace de escenas o secuencias de acción de cualquier tipo de género cinematográfico. Me explico con un ejemplo extremo, películas como Titanic (1997) que pertenece obviamente al género del romance y/o dramático, contiene escenas de acción en su trama como la espectacular secuencia del hundimiento; pero obviamente el film de James Cameron no formaría catálogo dentro del género de acción.



Con dicha información, doy pistoletazo de salida a una nueva sección de aquellas que después nunca continúo, donde primará más lo visual. Se mostrará una selección de set pieces (en su mayoría de acción) totalmente subjetiva, no nos engañemos, para que podamos disfrutar toda la familia y suegras inclusive.

Y para que nos regocijemos todos juntos, estaría bien concretar qué demonios es una set piece porque no cuesta nada ser pedagógico antes que pedante. Una set piece es una escena o secuencia de escenas donde se transmite al espectador un momento importante del argumento del film, ya sea de corte dramático o cómico. Normalmente este tipo de actos precisan de una planificación previamente trabajada y suelen costar un riñón (un pastizal) si la set piece lleva en su contenido una buena dosis de acción o de aventuras. Estas escenas o secuencias proporcionan una fuerte respuesta emocional al espectador y suelen resaltar puntos fuertes de la trama. Unos ejemplos clarividentes de set pieces podrían ser la persecución de la bola en Indiana Jones en busca del arca perdida (1981) o la escena del avión donde se libera a Bane en el Caballero Oscuro: La leyenda Renace (2012). También, cómo ya hemos señalado, sin que se tenga como requisito indispensable el aspecto económico, podríamos mostrar ejemplos como la clásica escena de la muerte en la ducha de Psicosis (1960) o el tiroteo en la escalera con el carrito del bebé bajando en Los Intocables de Eliot Ness (1987).



En la cúspide de la pirámide de Maslow de la set piece de acción podríamos encontrar a directores como Spielberg, Cameron o McTiernan que definiríamos como los auténticos maestros en esta doctrina. Si uno se fija en la secuencia antes descrita sobre Indiana Jones escapando de ser aplastado por una bola; no hay que ser muy hábil para intuir que Indiana Jones saldrá airoso de tal peligro. Sin embargo, el simple hecho de poder transmitir al espectador que verdaderamente el Sr. Jones puede ser comprimido por aquella esfera de roca, aún siendo conscientes de tal desenlace, es un logro que está al alcance de muy pocos.

Actualmente no vivimos malos tiempos en materia de escenas y secuencias de acción (o de aventuras). Este enunciado es gracias a directores como Snyder (Watchmen, 2009), Peter Jackson (El Hobbit, 2012), Bay (La Isla, 2005), Abrams (Star trek,2009), Tarantino (Kill Bill, 2003), Cuarón (Gravity, 2013), Nolan (Origen, 2010), Blonkamp (Elysium, 2013), Del Toro (Pacific Rim, 2013), Berg (Battleship, 2012), Singer (X-Man, 2014), Ritchie (Sherlock Holmes, 2009) y los doscientos que me dejo.



Otro cantar muy distinto y donde muchos de los citados deberían desaparecer con un uppercut es en el rodaje de escenas de combate o de pelea (la tollina viva). A día de hoy, es un arduo camino para el espectador, el poder visionar en pantalla como un golpe realiza todo su recorrido; o sea desde que se inicia el gesto hasta visionar el impacto del mismo. Un ejemplo empírico de errar en una escena de pelea cuerpo a cuerpo la podemos encontrar en aquella lucha en el interior de un tren entre Batman y Ra’s al Ghul’s en Batman Begins del amigo Nolan. Es curioso mencionar que esta cuestión en la década de los 80 y principio de los 90 ni existía. El espectador de antaño se deleitaba con el “hostión” in situ en todo su recorrido (desde lo alto del cielo hasta la base de la colleja) y actualmente esta cátedra ha sido vilipendiada y modificada por una aceleración de frames a toda castaña y unos cambios de plano en cero coma que producen al espectador esta sensación inequívoca.



No todos los directores son aptos para rodar este tipo de escenas. Por ejemplo uno se pregunta cómo a directores de filmografía más bien poco “blockbusteriana” se les encarga proyectos con escenas de ritmo trepidante como pueden ser los casos del archiconocido Joel Schumacher, ampliamente reconocido por sus versiones “trajepezones” de Batman o un caso más actual como el del cuestionado Marc Webb que venía de dirigir la película (500) días juntos (2009) y nos obsequió con sus “crepusculizados” Amazing Spiderman. Otra cuestión a perseguir serían los fichajes de directores poco "actioners" para proyectos donde la acción es el quid del film; cómo pueden ser Sam Mendes y su aburrida Skyfall (menos el principio) o casos más extremos como el del intocable Paul Greengrass, gran hacedor de historias, pero nefasto en materia de escenas de acción. El autor de este escrito cada vez que visiona algún combate o persecución de las dos películas que dirigió Greengrass de la saga Bourne, sufre de arritmias. Acercaros a Youtube y corroborar mi osadía.


No puedes mirarme a la cara.
La broma aquella de que alguien le deje un trípode para acoplar a la cámara y así ahorrarnos aquel molesto tembleque en las escenas de acción, cobra fuerza con Greengrass. Uno puede llegar a entender que en diversas ocasiones este tipo de escenas se ordenen a un director de segunda unidad o que al acabar quede dicha escena bajo la responsabilidad del montaje (o hasta de la script si me apuras). Sin embargo quién posee la última palabra y donde recae toda la responsabilidad, es en el director (o en el productor en según que casos). Más o menos como hizo Peter Jackson nombrando a Andy Serkis (Gollum) como director de segunda unidad en el Hobbit: La Desolación de Smaug (2013)Serkis nos regaló aquella divertida set piece de los enanos navegando río abajo dentro de unos barriles y contra todo pronóstico, y a sabiendas que Andy Serkis ya es perro viejo en estas lides, a Jackson le salió bien la jugada.

A veces, por otra parte, el arriesgar con lo desconocido también puede funcionar y actualmente disfrutamos de alegres sorpresas como son Matt Reeves con sus entretenidas Monstruoso (2008) o el Amanecer del planeta de los simios (2014); Brad Bird que venía de realizar Ratatouille y nos regaló la genial Misión Imposible: Protocolo Fantasma; James Gunn que pasó de filmar películas de serie Z a darnos la entretenida Guardianes de la Galaxia (2014) o los hermanos Russo, que llegaban de rodar Tú, yo y ahora Dupree (2006) para obsequiarnos con la excelente Capitán América: El soldado de Invierno (2014). También existe otro escondido por ahí llamado Gavin Hood que filmó aquella película que sólo me gusta a mí en todo el estado español que es X-Men orígenes: Lobezno y que para no auto humillarme prefiero recomendar como ejemplo la agradable sorpresa que fue el Juego de Ender (2013).



Como se puede observar, rodar una buena escena o secuencia de acción está al alcance de unos pocos, y debería ser un tema más notorio y más valorado dentro del cine, ya que donde el crítico especializado sólo ve clichés, el espectador estándar (yo) puede llegar a sentir el cine en toda su plenitud en este tipo de set pieces. Sin decir ninguna barbaridad, creaba un Óscar a mejor escena o secuencia y me cargaba una de estas dos categorías; mejor edición de sonido o mejor sonido, dos premios que nunca he sabido la diferencia entre sí y que se entregan por separado. Usaré Wikipedia en breve.

Si nos encontrásemos con algún purista del cine en la sala de este escrito, señalar que en los albores del séptimo arte, por allá en el 1898, se filmó la primera set piece de la historia. Obviamente no son los fotogramas más trascendentales de nuestra avanzada mente tecnológica ya qué dicha escena consistía en la persecución, alrededor de un árbol, entre un cabreado jardinero y un chico que lo había empapado con una manguera. Sin embargo, si uno sustituye al árbol por una jungla, al chico por el Mayor Dutch, a la manguera por "la impaciente" y al jardinero por un depredador tenemos en toda regla una escena de acción de la obra magna de McTiernan (Depredador,1987), por ejemplo.
Como curiosidad endiablada que no podía dejarme por nada de este mundo, es que la escena del jardinero y del chico pertenece al corto (o film en aquellos tiempos) A Practical Joke (1898) de G.A Smith que fue un remake de la obra El Regador Regado (1895) de Louis Lumière. ¿Qué significa esto? Que sí el cine nació a modo de espectáculo en el 1895 con películas como la citada por Lumière, no se tardó más de tres años en rodarse un remake, seguramente el primero de la historia. Con este suceso se demuestra que el remake ya brota desde los orígenes del cine y que no es un tema de comodidad creativa de nuestros tiempos. 



Y después de este repaso, haremos una primera selección de cinco set pieces de películas un poco olvidadas, denostadas o que no han obtenido la notoriedad que se merecían. Son escenas o secuencias relativamente actuales ya que no es plan de adjuntar escenas tipo la carrera de cuadrigas de Ben-Hur (1959). Son grandes obras de entretenimiento y ya sólo queda que subáis el volumen. Ahí van:

1. Operación Swordfish (2001) por Dominic Sena. Buen thriller con toques informáticos donde el espectador (masculino) seguramente centrará sus recuerdos en aquella escena donde surgían los pechos de Halle Berry al descubierto y en la escena que nos concierne. Actualmente, y ya hecha la revisión del film, se confirma su buen ritmo y es poseedora de uno de los inicios más curiosos que se hayan filmado. Todo esto perpetrado por los grandes Travolta, Jackman y Cheadle.
Escena: Esto es lo que pasa cuando hay varios cuerpos de seguridad gestionando un atraco o un secuestro y no se ponen de acuerdo.



2. 300: El origen de un imperio (2014) por Noam Murro. Genial secuela que logró una taquilla de 331 millones en todo el mundo y recibió una crítica mixta (ni “pa” ti ni “pa” mí). Después de la gran 300 (2008) y de aquella magna obra televisiva que fue la serie Spartacus que contenía el mismo formato visual; fui poseedor de un insigne hype (ganillas) sobre esta secuela. Normalmente, se conoce que cuando más anhelo tienes por algún producto audiovisual más monumental es la caída pero le doy gracias a Jerjes que en mi caso, no haya sido así.                                  
Escena: La secuencia se centra en la batalla de Maratón donde Temístocles (Sullivan Stapleton) realiza una brocheta con carne de persa totalmente espectacular. Imaginad el regocijo que recorrió mi ser cuando a los cinco minutos del film me plantan esto. Atención al momento caballo y al instante flecha.


Batalla de Maratón - Themistocles from Soytutioargail on Vimeo.

3. Sucker Punch (2011) por Zack Snyder. Película extraña donde las haya. El personaje de Emily Browning, antes de ser lobotomizado en un sanatorio, imagina su fuga junto con unas compañeras. Para tal épica debe robar cinco objetos, imaginando una realidad alternativa que será el camino para encontrarlos.
Escena: No es un film para tirar cohetes, sin embargo tiene un reparto femenino muy potente y esta genial escena muy al estilo Snyder (slow motion siguiendo cámara rápida). Observamos un plano secuencia que gracias al CGI no es tal pero nos engaña vilmente y sólo por eso ya vale la pena. Brutal la banda sonora y el momento cuando nuestra protagonista cercena a los robots.



4. Equilibrium (2002) por Kurt Wimmer. Excelente film situado en un mundo distópico donde el personaje interpretado por Christian Bale (John Preston) forma parte de un grupo de soldados de élite llamado Tetragrammaton. Este cuerpo de seguridad obedece a un gobierno dictatorial y se encarga de que la población tome una droga llamada “prozium” que les impide sentir emociones. Película maltratada a más no poder, donde sólo han tenido que pasar doce años para que la cinta fuera doblada al castellano y distribuida en este país.
Escena: La película contiene escenas de acción con más ritmo que la que se muestra a continuación pero es una excelente premisa para lo que nos vamos a encontrar en todo el metraje. Destacar la banda sonora final que se escucha cuando nuestro clérigo del Tetragrammaton acaba la faena



5. The Matrix Reloaded (2003) de los hermanos Wachowski. La trilogía de Matrix todos sabemos cómo funciona. La primera es una obra maestra que dio un vuelco radical al género de la ciencia ficción. Su secuela, Matrix Reloaded, se quedó en tierra de nadie con unos CGI un poco desmesurados y una escena para olvidar de cómo Sion (la última ciudad humana) se convierte en una especie de Rave sin alcohol de garrafón. Por último Matrix Revolutions que ahí está, quizá salvable aquella escena final a lo Dragon Ball entre Neo y el agente Smith.

Escena: Pero si algo puede hacer que olvidemos aquella secuencia de la discoteca de Sion, es la impresionante set piece filmada en la autopista. Son casi 14 minutos de pura acción y se emplearon 48 días sólo para rodar dicha escena. A parte si algo tenía Matrix, era pasta gansa y no tuvieron ningún problema en construir la autopista sólo para la película. Destacar aquel momento en que Trinity (Carrie Anne Moss, bueno su doble, Debbie Evans) conduce una Ducatti en contra dirección y sin casco.


Un abrazo.

14 comentarios:

Adolfo dijo...

Genial entrada. Ahora voy yo. Sin ir a los clásicos (Die Hard/Predator) y a bote pronto.
1. La escena inicial de Watchmen de Snyder. Una de las mejores peleas vistas en pantalla. Magnífica.
2. El asalto a casa de León el profesional en el que Stanfield pide que traigan "A todo el mundo".
3. Con lo mal que rueda Nolan las peleas, el asalto del Joker al furgón que transporta a Harvey Dent es excepcional.
Seguiré con gusto esta sección (yo también he empezado algunas secciones que morían antes de nacer)

Edu Wallace dijo...

Que tal Adolfo! Muy grande la escena del comediante con el unforgettable de fondo. Para mí Watchmen es un peliculón des del primer día que la vi y siempre permanecerá "anfoguerabol". Leon el Profesional mola y la escena de Batman es cojonuda. Creo que también es aquella donde ponen un par de cables para derribar un helicóptero XD.
Después de Batman Begins, no recuerdo ningún problema de aquellos de esquizofrenia en materia de escenas de acción sino una gran mejora en este tema. Y se nota por ejemplo entre la pelea cuerpo a cuerpo entre Bane VS Batman, muchísimo más agradable y muchísimo menos mareante, si es que lo llega a ser, que la de Batman Begins. Esos directores que rectifican esas cosas merecen mi admiración.

Jajaja me alegra no ser el único que no sigue secciones pero inaugurarlas mola mucho. Es como una relación, al principio nos proporciona ilusión pero con el paso del tiempo cuesta de seguir :D . Un abrazo Adolfo y gracias por tu siempre pedagógica enseñanza. Para la próxima os birlaré alguna secuencia.

Iker dijo...

Siempre preferiré el vigor y el clasicismo a la hora de rodar escenas de acción de McTiernan o Verhoeven a las actuales, pero hay que reconocer que esas ostiacas a cámara superlenta que pueden verse por ejemplo en el Holmes de Ritchie molan un puñao, con los músculos de la jeta moviéndose y las babas y el sudor saliendo despedidos por el tortazo en cuestión.

Edu Wallace dijo...

Ahí está, a mí también me molan mucho ese tipo de secuencias y actualmente con los avances tecnológicos deberían saber filmar escenas de acción mucho mejor que McTiernan o Verhoeven pero en ocasiones se dan con un canto en los dientes.
Ahora recuerdo aquella escena en que Holmes, Watson y la Rapace huyen por un bosque donde la cámara superlenta es un disfrute de la leche. En la de Juego de sombras me parece que es. Espero que sigan por esta senda porque tampoco estamos tan mal en esta materia ;). Un saludo Íker!!

Charly Hell dijo...

Pedazo de post, oiga!!

Cuando estaba leyendo lo del set piece que es complicado y caro, me estaba acordando precisamente de Matrix y la autopista construida ex profeso para la secuencia (supongo que luego la aprovecharán para otras películas o series, digo yo).

Hoy en día es difícil rodar buenas secuencias de acción ya que se abusa sobremanera de la cámara en mano, que en lugar de dar realismo, crea confusión e incluso mareo en el espectador. Ayer si ir más lejos, me pasó eso con Redada Mortal, que si, que las coreografías de peleas están bien hechas, pero que te cambien 3 veces de plano en un segundo, marea al más pintado.

Una serie que en el tema tollinas a rodabrazo y hostias de padre me ha dejado muy satisfecho es Banshee. Se dan hostias como panes y lo hacen muy creíble.

Como a tí, a mi la acción me tira mucho, jejeje.

Saludos.

Edu Wallace dijo...

Gracias amigo Charly. No me extraña que uno se acuerde de la carretera de Matrix cuando uno lee estos temas. Es más en la definición de Set Piece en la Wiki ponen como ejemplo ésta. Curioso.
No sé si aprovecharon la autopista pero sí que aparece en los extras como donaron la madera de la autopista para hacer chabolillas en Méjico. Ya te lo repiten hasta la saciedad en los extras para que veamos que los Wachowski son gente solidaria XD.

Efectivamente no sé de donde viene esa cultura de enchufarte tres planos a una velocidad vertiginosa en una pelea. Ni la Cannon hacía eso.

Banshee, he leído bastantes opiniones pero ni papa de verla. Creo que tu recomendación prevalecerá entre otras ya que me lo merezco al haberme tragado del tirón toda la serie de Twin Peaks. Muy dura de ver XD. Un abrazo Charly!

Iker dijo...

Y no olvidéis "Juego de tronos", esta pelea de la última temporada entre Sandor Clegane "El perro" y Brienne de Tarth "La bella" es una antología del ostiazo bien dado:

https://www.youtube.com/watch?v=HfIisCcA8Co

Edu Wallace dijo...

Grande Íker. Aunque yo me quedo con el combate entre la "montaña" y el príncipe Oberyn. Aquello sí que es una sangría en pleno winter is coming XD

Iker dijo...

Y aquí otras 33 escenas de tollinas recopiladas en jotdown:

http://www.jotdown.es/2013/03/hostias-como-panes-las-33-mejores-peleas-de-la-historia-del-cine/

Rodi dijo...

Veo que coincidimos en que "Operación Swordfish" es una joya menospreciada, tiene uno de los mejores arranques que haya dado el cine de acción.

Me alegra qu incluyas "Equilibrium" para mí una excelente película que no ha tenido la suerte que merecía.

La persecución de "Matrix reloaded" es una locura y con diferencia lo mejor de la peli (que por otro lado no está nada mal y todo el mundo se ha empeñado en criticar).

Soy un fan incondicional del cine de acción y artículos así son una gozada para mí. Eso sí discrepo contigo en una cosa, Paul Greengrass es un genio rodando acción y su estilo de montaje frenético (que en el resto de directores no me gusta o no saben usarlo, ahí está "Quantum of solace") en sus películas funciona, crea una gran tensión y ritmo, que nadie a sabido igualar.

Seguro que en futuras ediciones aparecerán escenas como la escena del ascensor de "Jungla de cristal: La venganza", el plano secuencia de Leónidas en plena batalla de "300", la persecución a pie en Madagascar de "Casino Royale", el tiroteo de "Heat", la persecución del camión de "Dos policías rebeldes II", la o la escena del túnel de "Misión imposible".

Saludos.

Edu Wallace dijo...

Ei Íker. Gran listado. Muchas de ellas son aquellas escenas de ataque epiléptico con la cámara XD pero la primera del ranking es una auténtica maravilla que ni conocía. El gran Tony Jaa. Un saludo!

Edu Wallace dijo...

Que tal Rodi, con tu último párrafo tengo para otro post y así me quito aquello del pensar que siempre es muy cansado XD. La escena del cupón de Jungla de Cristal debería estar en un museo. Y tanto que la enlazaré! Se nota que te gusta el género, dominas.

Operación Swordfish y Equilibrium son una maravilla. Recuerdo a Travolta en Swordfish al inicio del film hablando de cine en pleno secuestro de rehenes. Ese tipo de escenas me atraen en demasía y opino lo mismo con Matrix Reloaded, demasiada caña y sólo quitando aquella secuencia de la disco, el resto es sumamente entretenido.

Yo con Greengrass no puedo, acepta o realiza, un montaje tan frenético y acelerado que no le puedo seguir en la mayoría de escenas de acción. A mi no me gusta pero es indudable que sus Bourne tiene sus seguidores y me parece perfecto. Un saludo Rodi, gracias por pasarte por estos humildes lares.

Éowyn dijo...

Hola!!

Impresionantes las escenas del Titanic y El caballero oscuro: La leyenda renace.

Saludos!

Edu Wallace dijo...

Hola Éowyn,

Molan mucho. Titanic, de base, es una historia de amor pero el hundimiento es una secuencia de acción brutal. Cameron is the best. Un abrazo!