sábado, 16 de noviembre de 2013

Campeón de campeones (1989)

Sinopsis:


En un plazo de tres meses se celebrará la fase final del Campeonato mundial de Taekwondo en Seúl y el rival a batir es Corea del Sur, cuna de este arte marcial. El entrenador norteamericano Frank Couzo (James Earl Jones) seleccionará y adiestrará con mano de hierro a los mejores luchadores para que representen a USA en dicho torneo.

Entre los seleccionados se encuentra Alexander Grady (Eric Roberts) viudo y a cargo de un niño de seis años. En tiempos pasados Alex fue un luchador excepcional pero una grave lesión en el hombro, lo sacó de los tatamis y lo devolvió al mundo laboral por cuenta ajena. También forma parte del equipo el gran Tommy Lee (Phillip Rhee), profesor de Taekwondo y la única esperanza del equipo americano. Por último y acabando de componer este ecléctico grupo se hallan el rebelde Travis Brickley (Chris Penn), un luchador imprudente y con mal carácter, Virgil Keller (John Dye), experto en meditación y budista; y el italoamericano Sonny Grasso (David Agresta), luchador callejero de Detroit.



Para poder derrotar a los invictos coreanos, el equipo americano ha de lograr su primer objetivo, ser un equipo unido. Para conseguir dicho fin se añade al cuerpo técnico Kathryn Wade (Sally Kirkland) que enseñará a nuestros combatientes el arte de la concentración y la canalización de energía.
El plazo expira, el torneo ya ha llegado y los emparejamientos están fijados. Ya no hay tiempo para la improvisación y unicamente los más fuertes se alzarán con la gloria pero sólo un hombre, Tommy Lee, podrá decantar el torneo hacia el lado norteamericano en un último combate épico. No será fácil; en frente tendrá al mejor luchador de Corea, el maestro Dae Han (Simon Rhee) que no dejará que Tommy se proclame como Campeón de Campeones.



Película (crónica):

Como frase clásica para empezar y como es habitual en la mayoría de artículos de este humilde blog; la crítica especializada y más purista criticó negativamente este film. En el cine existen demasiadas películas donde la crítica asalariada no tiene cabida y Campeón de Campeones, sin duda, es una de ellas. Para una numerosa cantidad de plebe y para un servidor, este film es considerado como una de las mejores películas de artes marciales que se han podido realizar; a sabiendas de que ha llovido mucho desde entonces. La mezcla de honor, sacrificio, drama y pura tollina hacen de esta cinta un clásico inolvidable para aquellos que consideraban el sistema direct-to-video (los “videoclús”) una válvula de escape para sobrellevar la dura realidad. Que profundo.

Campeón de Campeones es una gran película de artes marciales con una base dramática que seguía los determinados estereotipos que hicieron grande este género en la década de los 80. Las fases a seguir se cimentaban en una injusticia que originaba un ansia de venganza, un entrenamiento duro y un final épico. También hay que alertar a la población que siempre hay un peligro inminente en rodar una película de estas características. La barrera que separa lo entretenido de lo cutre es bastante frágil; y en la mayoría de videoclubs, de películas “mierders” de artes marciales había tantas que no llegabas ni a ver al dependiente.


El viral enfrentamiento entre el ninja ocre y el ninja púrpura.
La historia de Campeón de Campeones está escrita por el propio protagonista de esta película, Phillip Rhee que con la ayuda del productor Peter E. Strauss pudo sacar adelante el film. Aún así lo primero que pactaron fue la condición de que en la película apareciera un protagonista americano y por tal razón se fichó a Eric Roberts, que en un evidente buen estado de forma, tuvo que mimetizarse y adaptarse al ámbito profesional del Taekwondo para poder aparentar que era un experto en este arte marcial. No queda claro por ser políticamente correcto pero la decisión en que apareciera un protagonista americano "de pura cepa" se debe a que el personaje de Phillip Rhee por mucho que representara y liderara al equipo norteamericano tenía (y tiene) una cara de asiático que no se aguantaba y el equipo norteamericano (y los productores) necesitaban un héroe caucásico.



Campeón de Campeones contiene una carga emocional mucho más elaborada que en otras cintas de similares características y sobretodo emplea de manera magistral los conceptos que actualmente son excretados en las cintas de artes marciales (o de acción) como son el sacrificio, la amistad y el honor. Solo hay que observar aquella escena de lágrima viva en la que el personaje Álex (Eric Roberts) en mitad de su combate grita agonizando de dolor que le vuelvan a colocar el hombro en su sitio porque es consciente de que si abandona el combate, el equipo pierde el torneo. Pero sin duda la escena por antonomasia es la tremenda secuencia final del combate entre Tommy Lee y Dae Han. Tommy Lee (Phillip Rhee) por el bando americano y Dae Han (Simon Rhee) por el bando coreano nos ofrecen un combate sensacional, bien orquestado donde ya se percibe que fuera del film los hermanos Rhee (Sí, son hermanos) eran y son unos verdaderos maestros en el arte del Taekwondo.



La película refleja buenas coreografías en sus combates y están rodadas con la fuerza y nitidez que se empleaba en aquella década. Algo añorado en lo que es el mainstream actual ya que últimamente muchos directores se dejan el trípode en casa y el mismo temblor de la cámara en el rodaje de muchas escenas de combate, llegan a provocar erupciones de espuma que emanan por la boca del espectador.  
También la película contaba con el hándicap de Eric Roberts que como se ha citado anteriormente llevaba relativamente poco practicando artes marciales pero lo que es realmente curioso y sorprendiendo a un servidor, es que el actor fallecido Chris Penn (hermano de Sean Penn) que interpretaría al típico luchador arrogante con sombrero de Cowboy y que debía pesar en la película 90 kg, era cinturón negro de Karate en la vida real. Increíble-ble.


Ficha técnica:

El director de esta obra de arte es un tal Robert Radler que se estrenaba como director en esta película. Más tarde también dirigió la secuela Campeón de Campeones 2 (1993), y después ya se instaló en el mundo de las series de TV filmando capítulos para series tan importantes y merecedoras de premios Emmys como pueden ser Power Rangers, Hércules o VIP de Pamela Anderson que en algún momento tendría que rescatar.

Eric Roberts, hermano mayor de Julia Roberts y actor de una extensa filmografía catalogada como serie B, tuvo una adolescencia ajetreada y coqueteó con las drogas hasta que en 1981 se pasó de la raya (nunca mejor espetado) y sufrió un grave accidente de tráfico que le dejó tres días en coma. Le recordamos como secundario en películas como el Caballero Oscuro (2008), el Especialista (1994) o Los Mercenarios (2010) y fue nominado a un Óscar como actor de reparto por la película El tren del Infierno (1985). Hay un rumor que señala que Eric Roberts será la estrella de la tercera parte de “Human Centipede”; siempre es correcto unirse a proyectos de este calibre y más todavía si la unión se perpetra mediante esfínteres.



Phillip Rhee, el gran protagonista de este film y Simon Rhee, el malo coreano en la película, son hermanos. Los hermanos Rhee son hijos del legendario John Rhee considerado por muchos como el padre del Taekwondo americano y es décimo dan (el máximo) de Taekwondo. El padre llegó a entrenar a personalidades como Muhammad Alí y fue amiguete de Bruce Lee. Apareció no hará mucho mostrándonos como con 80 años realizaba 100 flexiones en 50 segundos.


Siguiendo con Phillip Rhee, que también ejerce como productor en este film, habría que comentar que no es cualquier “mindundi” metido en el cine a dar patadas. Este personaje es instructor de Taekwondo, cinturón negro sexto dan, también es tercer dan en Hapkido que es un arte marcial coreano moderno, cinturón negro primer dan de kendo (espada) y aparte es especialista en el manejo del nunchaku y el bo (palo largo) entre otras artes. También estudió dirección e interpretación y llegó a ponerse detrás de las cámaras para dirigir las secuelas Campeón de campeones 3: La ley del odio y Campeón de campeones 4: Sin aliento. Fue considerado para el papel principal de Mortal Kombat (1995) pero acabó llevándose el personaje el actor Robin Shou



Su hermano y rival en la ficción es Simon Rhee (Dae Han), cinturón negro séptimo dan de Taekwondo y cuarto dan en Hapkido. Responsable de las coreografías de los combates en este film y según la revista Karate Illustrated definía a Simon Rhee como el artífice de las patadas más llamativas y más espectaculares de la nación.


El primero, Simon Rhee en Soldado Universal.
De lo más destacable en el reparto que formaba el bando coreano se encuentra el maestro James Lew que es el actor que peleaba contra Eric Roberts y es considerado como uno de los mejores artistas marciales ubicados dentro del cine. Célebre por su participación en Arma Letal 4 (1998), Doble Impacto (1991) y sobretodo en el film de culto Golpe en la pequeña China (1986) donde también fue el encargado de coordinar las coreografías de las peleas.


Simon Rhee y James Lew.
El entrenador del equipo americano es el gran James Earl Jones, célebre por ser la voz de Darth Vader en la VO de Star Wars y con una amplia filmografía donde destacan papeles como el rol de villano en Conan el Bárbaro (1982) o La caza del Octubre Rojo (1990). En 2011 le galardonaron con un Óscar honorífico a toda su carrera. La ayudante del entrenador era interpretada por la actriz Sally Kirkland que participó en films como JFK (1990) y fue nominada al Óscar como mejor actriz por la película Anna (1987). Aunque en Campeón de Campeones se deja ver con un gran físico con 48 años, las múltiples operaciones quirúrgicas hechas con productos de marca blanca han dejado su rostro como un “panellet”. Ahora lidera el instituto Kirkland que se encarga de ayudar a gente con problemas de implantes.



Como sorpresa aparece Chris Penn, el hermano de Sean Penn, quizás recordado por su papel en Reservoir Dogs (1992) de Tarantino. Desgraciadamente murió a los 40 años por una dilatación del corazón provocada por la ingesta de una serie de medicamentos. En ese instante Chris Penn pesaba 150 kg, motivo el cual habría ayudado a tal trágico desenlace. Donde sí uno se lleva una triste noticia es con la muerte del actor John Dye que interpretaba al luchador budista, Virgil Keller. Este actor saltó al estrellato cuando protagonizó la desconocidísima serie Tocados por un ángel repartida en nueve temporadas. En 2011, John Dye murió a los 47 años fulminado por un ataque al corazón.


John Dye

Simon Rhee con Chris Penn
Por último a destacar la aparición de la actriz Louise Fletcher que interpreta a la madre preocupada del personaje de Eric Roberts. Ganadora de un Óscar a mejor actriz por encarnar el papel de enfermera en la película Alguien voló sobre el nido del cuco (1975).

BSO: 

El compositor de esta banda sonora es el desconocido Paul Gilman que estudió en el Conservatorio de música de Boston y grabó música para anuncios de televisión. Después se hizo carnicero. Podría ser… pero no es cierto, siguió viviendo de la música y dirigió un documental llamado Ocean Oddisey, donde se le puede ver tocando la flauta mar adentro montado encima de una piragua. Muy constructivo.



Campeón de Campeones posee una banda sonora muy rockera y muy válida, donde destaca el track Stubblefield & Hall - Best of the Best con un especial aroma a Eye of the tiger bastante digno. Y por supuesto resaltar el soundtrack que acompaña en todos los momentos cumbres del filme, como es la pista del "pseudoCousteau" Paul Gilman titulada Original Score Medley, que parece realizada mediante un organillo Casio de la época y el programa Deluxe Music de un Commodore Amiga. Sin embargo, a partir del minuto 2:00 se origina tal melodía que nos transporta a estar más cerca de lo que sintió Tommy Lee en su último combate.




Combates (spoilaco) y entrenamiento:

La disparidad que nos ofrecen los entrenamientos de los equipos de Corea y del bando de Usa es realmente significativa. Nos recuerda mucho a los métodos que se empleaban en el film Rocky IV donde Rocky se entrenaba de forma natural mientras que Drago se “chuflaba” cualquier bote de Iniston que encontraba por cualquier suelo comunista.



Centrándonos en el film; Corea usa un procedimiento de entrenamiento más arcaico; hablamos de utilizar la propia naturaleza para fortalecer cuerpo y mente. Escenas como cuando corren por la nieve, golpean troncos en ralentí o meditan en una cascada sin que les caiga un alburno en la testa, avalan este método ancestral. En cambio, los norteamericanos utilizan material “más tecnológico” como equipos de gimnasio, medidores de golpes o visitar tabernas para originar alguna clásica pelea “westerniana” de todos contra todos.


1er. Combate:


Sonny Grasso (David Agresta) de Miami Detroit, cinturón negro segundo dan se enfrenta contra la bestia parda, Yung Kim de 70 kg, medalla de oro en 1984 y que en sus combates ya había lisiado a más de un luchador. El excesivo uso de los puños en detrimento a la falta de empleo de sus pies convierte a Sonny Grasso en una especie de “sparring” para el coreano. Yung Kim aprovecha el cansancio del italoamericano en el tercer asalto para conseguir el máximo de puntos posibles. Aún así los derechazos del de Detroit han sido determinantes para que la ventaja de los coreanos no fuera muy elevada.
Corea: 11  USA: 7


2º Combate:




Virgil Keller (John Dye) de Providence (Rhode Island) es muy superior técnicamente que su colega italoamericano. Virgil aprovecha su velocidad para empezar con muy buen pie pero la gloria se desvanece cuando el coreano Han Cho, medalla de oro en 1986 realiza una serie de golpes mucho más poderosos dejando aturdido al púgil norteamericano.
Corea: 20  USA: 9


3er Combate:


Travis Brickley (Chris Penn) de Miami (Florida) se enfrenta al coreano Tung Sung Moon medalla de oro en 1985. Hasta aquí, el combate más igualado. Gracias a la testarudez y al nervio de Travis aprovecha el agotamiento de su rival para conectar más de una sucesión de salvajes puñetazos al contendiente asiático. Quizás el físico y el método “barriobajero” en el estilo de puños de Travis no era a lo que estaba habituado el luchador coreano, Tung Sung Moon.

También Travis se ayuda del efectivo y antiguo arte de lanzar improperios e insultos al rival. Ante tal verborrea, el oponente asiático acaba desquiciándose de igual forma que el respetable oriental que llena el estadio. Finaliza el combate con 3 a 3  en el marcador y no queda más salida a que todo se decida en la mítica prueba de los ladrillos.


Desgraciadamente Travis utilizando un golpe de puño se queda a un sólo ladrillo del oponente asiático, que ha usado el sistema de la ”mano sierra”, golpe muy vistoso pero desconozco si es real. Lo que sí conozco es que cualquier mortal desentrenado que utilice ese tipo de ataque puede despedirse de su dedo pulgar.

4º Combate:


El veterano Alexander Grady (Eric Roberts) de Portland (Oregon) vuelve después de tres años a los estadios tras una grave lesión de hombro y se enfrenta contra el coreano Sae Jin Kwon (James Lew) el mejor de su generación. Alexander está motivado por la presencia de su hijo en el estadio y propina duros golpes a su rival llegando a encender los nervios del siempre tranquilo Sae Jin Kwon que llega a proferir insultos a su oponente americano. Realmente se refleja la habilidad del actor James Lew que ejecuta diversos golpes realmente espectaculares. No dejarme en el tintero que si algún ávido lector sabe qué tipo de posición de guardia utiliza el amigo Eric Roberts puede reflejarlo al final del post ya que es muy vistosa pero no creo que pertenezca a alguna especialidad en concreto. Dicha posición comienza con un “crossover” entre una sardana y la posición de la grulla para finalizar con medio recital de sevillana. Para hacer un GIF, vamos.


Pero el momento más determinante es cuando el luchador coreano que había estudiado al norteamericano a fondo aprovecha que Alex está en la lona para asestarle una patada de tijera en su hombro lesionado. Todo se resuelve con una de las mejores escenas de fuerza y de coraje cuando Alex pide a Tommy Lee que le vuelva a colocar el hombro en su sitio. Malherido, Alex vuelve al tatami para no perder esos valiosos puntos que ha conseguido y aguanta heroicamente los últimos treinta segundos del combate.
Corea: 29  USA: 22

5º y último combate:

Uno de los mejores combates que se pueden ver en un film de artes marciales. La esperanza de América está en Tommy Lee (Phillip Rhee) de Fresno (California), 26 años que se batirá en un combate final épico contra el campeón Dae Han (Simon Rhee) de 80 kg, 35 años y nº 1 en el mundo.


Spoilaco de los buenos (final): Después de una sucesión de golpes Tommy Lee deja a su rival para el arrastre. Dae Han se encuentra de pie en el tatami en un estado lamentable y Tommy Lee sabe que se halla a un solo KO para proclamar a USA ganadora del torneo. Además cuenta con el pequeño detalle que el luchador coreano mató al hermano de Tommy Lee en un combate. Sus compañeros viendo que ese KO puede acabar con la vida del asiático Dae Han piden a Tommy Lee que no lo haga. En medio de la tensión y la duda que corroe a Tommy Lee decide no asestarle ese golpe mortal dejando que suene la bocina. Finaliza el combate y USA pierde el torneo por un solo punto.


Más spoilaco: En la entrega de medallas, Dae Han, malherido cojea hasta Tommy Lee y le espeta que “Salvar una vida con una derrota es ganar una victoria en el interior” y que su hermano era un gran luchador. El luchador asiático se despoja de su medalla y se la entrega a Tommy Lee levantando la ovación del público y originando el "lagrimote vil" al telespectador.

Curiosidades:

El hombre que origina una pelea en el bar por estar celoso de que su chica sea seducida por el personaje de Chris Penn, es el actor Kanne Hodder famoso por interpretar a Jason Vorhees (Viernes 13) en cuatro ocasiones.

La película, que no se estrenó en los cines, ganó en alquileres la cifra nada desdeñable de 1.700.000 dólares. La lástima es que se desconoce el presupuesto inicial del film.

El torneo final se rodó en el centro de entrenamiento Olímpico de EEUU en Colorado, con 10.000 extras (según dicen aunque me parecen demasiados). La película se filmó a caballo (frase hecha, no equinos) entre Los Ángeles y Corea.

Se sacó en el 1990 un videojuego llamado Best of the Best: Championship karate basado muy libremente en esta película. El videojuego salió para las plataformas SNES, Amiga, Amstrad… con unos gráficos pobres y una jugabilidad de pena.



El personaje que interpreta al entrenador de Corea del Sur es el maestro de Taekwondo He II Cho, noveno dan. Fue profesor de Taekwondo de las fuerzas especiales de Corea del Sur, India y del ejército de los Estados Unidos. Toda una eminencia.



IMDB: 6 / Filmaffinity: 5,4 y sin acritud, la sinopsis de Filmaffinity cita que el torneo se organiza en las Vegas cuando el destino de la competición es Seul. Curiosamente el mismo error se indica en la carátula de mi DVD, algo pasa…

A Campeón de Campeones le siguieron tres secuelas más: Campeón de Campeones 2 (1993), Campeón de campeones 3 (1995): La ley del odio y Campeón de campeones 4: Sin aliento (1998). En toda la saga participa Phillip Rhee; y Eric Roberts y Chris Penn solo actúan en la primera secuela. En la tercera parte Phillip Rhee se codea con la guapa Gina Gershon (Showgirls) y en la cuarta cinta comparte plano con nuestro cazafantasma de color, Ernie Hudson.

La película salió al mercado para mayores de 13 años a diferencia de las secuelas que obtuvieron la clasificación R (menores de 17 años acompañados por un adulto).

El hijo del personaje de Eric Roberts se llamaba en el film, Walter Grady, que era el nombre real del padre de Eric Roberts (y de Julia Roberts).

El comentarista del torneo en la película es el reportero deportivo Ahmad Rashad y en sus años mozos fue jugador de fútbol americano. En los créditos finales se indica que él se interpreta a sí mismo.



La carta de invitación que invita a Alex (Eric Roberts) al torneo contiene una errata. La carta se inicia con un certero Congradulations.



Sally Kirkland interpretaba en el film a una maestra de artes espirituales para enseñar a nuestros guerreros a concentrarse. Sally Kirkland fuera del cine es maestra de yoga y de meditación.

El actor fallecido Edward Bunker tiene un cameo al principio de la película con Eric Roberts. Este actor también coincidió con Chris Penn en Reservoir Dogs interpretando al Sr. Azul y da la casualidad que fue el guionista de la película el Tren del Infierno (1985) que le dio una nominación al Óscar a Eric Roberts.



Los cinco actores que pertenecían al bando coreano todos son maestros de artes marciales; hasta su entrenador. En cambio en el bando americano sólo estaban Phillip Rhee y sorprendentemente Chris Penn.

Aquí mi tributo. Un saludete.

18 comentarios:

Disparatado Treintañero dijo...

La recuerdo en televisión,entre Antena 3 y Telecinco,hace muchos años.Los combates casi fotograma a fotograma,pero no el resto.Debía ser que no me llamaba apenas la atención otra cosa que no fuera "una ensalada de ostias".jeje

Tienes que dedicarle una entrada la mítica saga de "Karate Kimura",emitidas en los años noventa en Telecinco.Sí,las del karateca con el kimono dorado.¿Te suenan?

Soytutioargail dijo...

Eii Magnetadas! El resto del film se reparte entre el entrenamiento, la superación personal y mucho lagrimeo, pero la última media hora final es la de la tollina pura y dura o como dices "la ensalada de ostias" XD. De Karate Kimura conozco la expresión pero no viví, no palpé, no disfruté de la saga como debería. Si un día puedo me veo la saga aunque me salga espuma por la boca. Un abrazo treintañero, a seguir así!!

Ryo Hazuki dijo...

Muy buenas soytutioargail !!!
Esta peli me suena de que la he visto por trozos sobre todo por Chris Penn vestido con el kimono xD. Lo de Chris Penn me sonaba de que era cinturón negro, la tengo que visionar, recientemente me vi la de Master del universo y esta caerá pronto desde Emule, me fio de tu criterio y si dices que es una buena peli de artes marciales es de las que no me debo perder, por cierto otra cosa que mola es el videojuego que mencionas "Best of the Best" yo tenia de pequeño la versión de AMSTRAD que se llamaba "Panza Kickboxing" era muy difícil y como bien dices con una jugabilidad horrible, pero molaba y te agradezco que lo hayas recordado porque el título se me olvido. Como siempre que puedo decir que con tus entradas uno aprende mucho, espero que algún día hagas una reseña de la saga "Karate Kid" yo por lo pronto tengo pensado hacer una entrada sobre "Teen Wolf" que quiero revisionarla de nuevo.
Un abrazo!!! y nos vamos siguiendo ^^

Rodi dijo...

Clasicazo del videoclub, recuerdo verla de pequeño y disfrutarla como un enano. Lo cierto es que no se hacen pelis de artes marciales así.

Muy buen artículo y muy documentado.

Saludos.

Soytutioargail dijo...

Que tal Ryo!!! Me alegra que te fíes de mi criterio pero no puedo asegurarte que en la mayoría salgas contento porque son pelis vapuleadas por la crítica especializada a la cual yo tanto adoro (ironía). En cambio, yo sí que me fío del tuyo y por fin pude ver Heat, la de tus últimos posts, muy chula aunque la tuve que ver como si fuera Avatar en Telaínco, en dos sesiones.

Que bueno que tuvieras un Amstrad porque yo le dí mucha caña a ese ordenador hasta que me regalaron lo más en aquellos tiempos, un Commodore Amiga XD. No te lo vas a creer pero hace mucho pensé en hacer un post de Teen Wolf pero la he ido solapando, aún así la seguiré solapando y te la dejo a tí que tienes mejor retórica que yo. Un abrazo Ryo, como siempre un placer!! Nos leemos!

Soytutioargail dijo...

Eii Rodi! Así es todo un clásico y de una época donde se apreciaba más este tipo de películas. Época dorada junto a Karate Kid, Contacto Sangriento, Kickboxer y resto...ahora mismo solo se me ocurren del Van Damme. Gracias Rodi! Un saludo.

Bad Boy dijo...

De la buena época joder, ahí estamos. A mi me gusta mucho esta peli aunque mas me gusta su segunda parte, debo ser el único pero tengo mejor recuerdo de ella y encima sale Ralf Moeller haciendo de cabronazo gigante como en Soldado Universal y Cyborg. Por cierto le sacas ahí en una foto junto a Rhee, Van Damme y Lundgreen al alemán monstruoso. Hoy me ha dado también a mi por comentar una de acción. Un saludo y a seguir en esta buena linea hijo de Escocia ;)

Soytutioargail dijo...

Época gloriosa donde las tortas eran puro arte. Lo de la foto fue una casualidad de la buena, encontrar al tío que buscas, Simon Rhee, al lado de Lundgren, Van Damme y del alemán ese gigante fue cojonudo. La secuela no la he visto pero si que recuerdo al Moeller apareciendo en Gladiator, es más alto que un árbol, creo que es más alto que Lundgren que ya es decir. Ya he visto que hablabas de Arena con Samuel L. Jackson y uno de Crepúsculo, tiene buena pinta, a ver si le puedo echar un ojo; aparte sale el chino de Perdidos xD. Gracias Bad Boy, saludos desde Edimburgo ;)

Adolfo dijo...

Me llena la vergüenza de no haberla visto o no recordarla. Lo digo porque con mi padre me tragué toda la mierdipelícula de "bronca" (definición de padre) que había en el videoclub. Hasta las de Bruce Li, Bruce Le y Bruce Lian. Un día me tenía que poner a ver si la encuentro que este tipo de películas siempre cumplen.
Enhorabuena por la entrada

Boris dijo...

Has dedicado un muy buen post a esta película, muy bien analizada, me da rabia no haberla visto nunca para opinar, de hecho la acabo de conocer gracias a este post. Pero bueno ahora ya me quede con el nombre y si tengo oportunidad de verla no la dejare pasar.

Soytutioargail dijo...

Jajaja...que tal Adolfo? Tranquilo yo también he pasado por eso con mi padre pero a mi me tocó ver cualquier película perpetrada por Bud Spencer y Terence Hill; y así hemos acabado...Dale una oportunidad cuando puedas, dura poco, se consume rápido y sales con lagrimón. Gracias Adolfo, un placer!

Soytutioargail dijo...

Hola Boris, te animo a que le eches un ojo porque en aquellos tiempos fue un estilo Kickboxer, Karate Kid pero un poco menos conocidilla. Para mí tiene una buena historia y un reparto cojonudo; que yo creo que participaron por hacerle un favor a alguien y lo más importante tiene un torneo y un final de aquellos de honrilla que tanto me ponen. No la dejes pasar! Gracias Boris y hasta la próxima!

Ryo Hazuki dijo...

Ya acabo de ver esta gran película, me ha gustado bastante y sobre todo por el aspecto humano y deportivo, muestra muy buenos valores, sobre todo al final en donde se ve que más que una lucha es un deporte y que siempre hay que respetar al rival ante todo, otro punto que también me ha gustado bastante es sobre todo como nos muestra el entrenamiento del equipo americano, en gran parte 2 tercias partes de la película va sobre su preparamiento para ese gran combate contra el temido equipo de Korea, por cierto las chaquetas del equipo norteamericano están bastante chulas.
Muy buena película y gracias por recomendarla, siempre me fio de tu criterio Edu Wallace :).
Como siempre un abrazo y nos vamos siguiendo!!!! ^^

Soytutioargail dijo...

Me alegra que la hayas visto y que te hayas fiado de mi dudoso criterio. Efectivamente la última media hora trata del torneo y el resto se basa en el entrenamiento, la unión del equipo, problemas familiares y transmitir la sensación al espectador que los americanos lo van a tener jodido contra Korea. Gran peli. Sí, sí, están chulas las chaquetas, a mi me molaba el sombrero de Travis (C.Penn). Un abrazo Ryo, un placer verte por estos lares!!

Einer dijo...

Gran película. Tiene algunos diálogos de traca, pero también tiene emoción, hostias a mansalva y un final buenísimo.

Yo no creo que la película sea tan buena desde el punto de vista marcial. No soy ningún experto en el tema, a lo que me refiero es que es una película anticuada incluso para la época. Estamos hablando de la época post-Bruce Lee y en Hong Kong ya se hacían películas más adelantadas tanto en la forma de rodar como en lo artístico. Seguramente los hermanos Rhee son unos maestros, no lo dudo, pero hay mucha diferencia entre combatir de verdad y rodar una película, y a mí los combates de esta peli me parece que no transmiten todo lo que deberían.

Otra cosa que me llama la atención es que nos pintan a Dae Han como un cabrón al que hay que temer y luego resulta que es un tipo honorable. Lo que no entiendo entonces es por qué en el combate usa golpes ilegales. No le veo mucho sentido.

De todas formas la peli está muy bien, aunque creo que es más porque consigue transmitir emoción. Eric Roberts está genial y Chris Penn es un descojone. La pelea del bar me encanta, sobre todo la toña que se lleva la tía, jajaja.

Soytutioargail dijo...

Eii Einer!! Espero que puedas perdonar esos diálogos como yo he perdonado porque si valorásemos las conversaciones que hay en la serie B de la década de los 80, estaríamos perdidos. Recuerdo aquella en la que Penn y el budista hablan sobre el labio superior antes de ir al bar y de ahí puedes sacar dos opiniones: o dices vaya parida o te ríes. Yo decidí partirme el cajón.

Sobre el punto de vista marcial, creo que va sobre gustos. Personalmente me atraen más (hablo de mí) las pelis como Campeón de Campeones, Contacto Sangriento, Kickboxer o hasta el Guerrero americano (lo sé) que aquellas pelis asiáticas donde parecen saltimbanquis y las hostias van como de fotograma a fotograma, quitando a Bruce Lee o Jackie Chan que me parecen sensacionales. A veces prefiero las hostias con un trasfondo sentimental o "gamberril" aunque sean menos trabajadas que en las pelis de Hong Kong que se hacían en aquella época. Por ejemplo Karate Kid como peli de artes marciales es un poco mala pero el trasfondo sentimental de cada golpe es innegable, y por eso está ahí donde está. Supongo que es escoger entre lo purista y lo comercial, y ahí cada uno, su corazón es libre (William Wallace) XD.

Sobre Dae Han, creo que en el cambio de conducta está la esencia de la peli. Si después de ser derrotado Dae Han (aunque no es derrotado legalmente) sigue siendo un cabrón, la peli sería como las tropecientas mil que hay y por esa resignación moral y pedagógica que tiene el Coreano ante el verdadero campeón, la cinta se eleva un poco más en comparación a las otras del género de los 80.

Estoy de acuerdo que su fuerte es la de transmitir emoción, sin duda. La pelea del bar es cojonuda! Einer un placer tenerte por estos lares y grande tu trilogía Mad Max!

miquel zueras dijo...

Estupenda crónica. El hermano de Julia tuvo su gran momento en "Star 80" con Bob Fosse y en "El tren del infierno" ¡Gran película! Me encantan sus películas ochenteras carne de video club. Ese equipo tenía un crack como Earl Jones, la voz original de Darth Vader.
Recuerdo esta película muy lejanamente pero la pienso revisar pronto.
Saludos. Borgo.

Soytutioargail dijo...

Gracias Miquel. No he visto Star 80 pero a Bob Fosse lo vi en el Principito hace poco por la Sexta 3 o la Paramount. Sin duda Eric Roberts tuvo su momento de gracia cuando fue nominado en los óscars por la del tren del Infierno, después ya se dejó un poquitín. La que sí que está trabajando bien, es la hija que pronto la veremos hasta en la sopa, tiempo al tiempo. Yo creo que con un berrido de Earl Jones ya podrían haber derrotado al equipo coreano sin pelear. Vozaca!! Un saludo amigo.