domingo, 16 de octubre de 2016

The Stuff (1985)



Crónicas de un yogur homicida:

Los 80 desprendían imaginación y fantasía a mansalva y el público aceptaba con normalidad este tipo de género. Ideas como una máquina de clonar ninJas, un asesino reencarnado en un muñeco de juguete o un yogurt mortal copaban aquellas estanterías de los vídeoclubs más glamurosos. Y esta vez escribo sobre la cinta In-Natural o La Cosa en Méjico o The Stuff en USA (1985). Cada zona le adjudica el nombre que le surge del bajo vientre.

La historia es de lo mejor que uno se puede tirar a la cara. En una mina, un trabajador encuentra una sustancia espumosa y cremosa en la nieve. Ni corto ni perezoso coge tal manjar y se lo introduce en la boca con agradable resultado. De repente, aquel yogur dulce y cremoso pasa de la boca del minero a distribuirse en todos los supermercados del país gracias a su adictivo sabor y sin que ninguna ley alimentaria le tosa.



Sin embargo, la competencia de “postres unidos” ve peligrar su negocio ya que esta nueva sustancia entra con fuerza en el mercado. Para tal revés, esta organización contrata a un exagente del FBI (Michael Moriarty) convertido a espía industrial para que destape la fórmula secreta de tal vianda. No quiero dejarme en el tintero que este agente viste con traje y botas y que repite el mismo horroroso chiste cada vez que dice su nombre (en latino poderoso).



Esta sustancia, que a mi ver es de origen extraterrestre, invade y controla el cuerpo del consumidor tras su ingesta, al más puro estilo La invasión de los ladrones de cuerpos (1956). Es más, la paranoia comunista de aquellas películas de ciencia ficción de los 50 es similar a esta cinta, ya que hay “algo de fuera” que deshumaniza nuestra sociedad y en este caso se trata de un yogur. Además The Stuff aporta una crítica voraz al consumismo donde si no comes ese yogur estás fuera del rebaño. Y esto le sucede al niño de la película que es el primero en observar como ese postre se mueve por sí solo como ensaladilla rusa en un bar de carretera y su familia no le cree mientras engulle tal postre. 




En un fabuloso instante de la cinta, vemos como se derrama el producto en una pared y la madre mientras lo limpia espeta que aquello es maravilloso porque aparte de ser bajo en calorías, no deja manchas. Más tarde, el púber entra en un súper y todo enervado destruye el yogur de los estantes siendo detenido por seguridad.

Pero ahora toca volver a nuestro James Bond del postre que sigue con la investigación. Por un lado, gracias a sus artes amatorias, el agente convence a la directora de marketing de The Stuff (Andrea Marcovicci) para que le ayude a resolver de qué está hecha tal exquisitez. Y por otro lado, salva in extremis al niño al verse perseguido por sus padres con exceso de lácteo. Se puede decir que entre los tres miembros han establecido un comando anticonsumista de élite.


Gracias a la directora de marketing serán invitados a las entrañas de la fábrica de tal adictiva crema y amablemente, la empresa les proporcionará una habitación de hotel donde el más tonto sabe que enviarán a alguien para eliminarlos. Y allí se produce una de las mejores escenas del celuloide donde en gran parte de la escena vemos que no son los protagonistas los que están en pantalla sino sus dobles.



Antes de la escena vista, aparece un doble del espía con alopecia.



Según la Wikipedia, esa escena está con la imagen girada para que se vea como el postre y el hombre se deslizan de abajo a arriba. Aunque, para un servidor, la escena también está rebobinada ya que el movimiento de los actores/dobles/gente que pasaba por allí es demasiado robótico.

En otra escena, el niño repelente queda atrapado dentro de un camión cisterna que será llenado de nata montada. El niño está superpuesto al yogur con un CGI realizado por un Atari y en muchas ocasiones el actor está mirando a Cuenca mientras el peligro inminente le ataca por otro lado.


Seguimos con su mágica historia. Nuestro comando, al verse en minoría respecto a los trabajadores de la fábrica pide ayuda a una especie de guerrilla anticomunista liderada por un coronel encarnado por el actor Paul Sorvino que nos deleitará con las mejores frases del film. En una escena, ordena a su ejército que pidan los recibos de los taxis que les trasladan a la batalla. Sí, van en taxis.


Por fin, nuestros amigos destruyen la fuente de yogur y consiguen concienciar a la población de que cancelen la ingesta de dicho producto. Sin embargo, no impide que la película tenga una escena post-créditos sorprendente. 
En esta escena aparece una tal Brooke Adams que justamente participó en La Invasión de los Ultracuerpos (1978) y cita con dicho postre en la mano: No siempre es suficiente. Y esa frase simboliza muy bien el tono del film. En economía lo primero que aprendes es que el ser humano cuando sacia sus necesidades siempre quiere más, como el horroroso chiste de su protagonista visto anteriormente.



La peli y su cremoso reparto:

The Stuff es una película de bajo presupuesto de serie B que mezcla comedia y ciencia ficción y una subliminal crítica consumista. Sólo hay que ver aquella explosión del local The Stuff rodeado sospechosamente de un McDonalds y un KFCO cuando comentan como la ley protege a los refrescos de Coca-cola. ¿Os imagináis que la Coca-cola fuera de origen extraterrestre o qué algún producto fuera exudado de forma horrorosa por algún ser cómo sucedía en un capítulo de Futurama? Sería una risa.




La película costó 1.700.000 dólares que es un señor pico y lo único que sabemos es que gran parte de ese presupuesto no fue destinado a los efectos especiales sino a la imprenta que se dedicó a etiquetar todo tipo de envases y de carteles publicitarios con las palabras The Stuff. Aún así se han de valorar los esfuerzos de aquella época en conseguir réplicas tangibles de los personajes o criaturas del film y que era (y es) la salsa de este tipo de cine. Ni croma ni exceso de CGI.



The Stuff está considerada como película de culto y ya he visto en un algún “unboxing” de su versión Blu-ray un librito a color y unos extras con comentarios de directores como Darren Lynn Bousman, que afirma que le cambió la vida al ver esta cinta. Según Amazon, el Blu-ray de España está pelado en materia de extras como suele pasar.

Su director, Larry Cohen, es un realizador y guionista casado con la ciencia ficción y en 1967 creó la célebre serie Los Invasores que trataba que en vez de un misterioso yogur eran los propios extraterrestres quiénes se adueñaban de los humanos para expandirse. Según Cohen, la idea de la película se le ocurrió en la ducha y ahí lo dejo porque no deseo exprimir más sobre este asunto.
Sorprende mucho la retahíla de actores de renombre que aparecen en la cinta. Por ejemplo, Paul Sorvino, visto en Uno de los Nuestros (1990), Abe Vigoda del Padrino I y II o Danny Aiello nominado al Óscar por actor de reparto por Haz lo que debas (1989).



Es más, la hija de Paul Sorvino, la actriz Mira Sorvino, hace una aparición sin acreditar. Se cuenta que hizo una visita a su padre en el set y que el director la fichó como extra para encarnar a una empleada de la fábrica del malvado yogur.



También aparecen sin acreditar el actor Eric Bogosian que a los que nos gusta la acción lo conocemos de ser el malote de Alerta Máxima 2 (1995). Y también, pero esta vez acreditado, vemos al fallecido actor Patrick O’ Neal que justamente participó como general amigo del personaje de Steven Seagal en Alerta Máxima 1 (1992). Todo queda en familia.



Y como sorpresa final… también emerge sin acreditar y aparece cinco segundos en pantalla, el atractivo Patrick Dempsey.



Pequeña polémica:

Cohen fue demandado por la empresa Effects Associates porque según la agencia, el director les comentó que no estaba contento con los resultados de los efectos especiales y que sólo abonaría la mitad de la factura. Entonces se pactó de utilizar sólo la mitad del trabajo realizado. Sin embargo, Cohen se pasó el trato por el forro y utilizó gran parte del trabajo. Sobre todo, hablamos de la escena final donde explota la fábrica y alguna tienda. Pero Cohen ganó la demanda porque todo se acordó vía oral y se supone que en la entrega del material ya hay un acuerdo implícito para usar todo el trabajo si es que no hay alguna clausula escrita que diga lo contrario. Ya sabéis, todo en papel.

 

Curiosidades:

Uno de los personajes que ayuda a nuestro espía industrial es el personaje llamado Chispas de chocolate Charlie. En principio su director quería que lo interpretara Arsenio Hall pero tuvo que conformarse con Garret Morris que es el actor que interpreta al recepcionista negro de la serie Dos chicas sin blanca.



Fue la última película de Alexander Scourby antes de fallecer. Fue un actor prolífico que empezó en los años 40 y que dada “mi juventud” no he visto ninguna de sus obras. Para los que os guste el cine clásico quizá lo contemplasteis en Los Sobornados (1953) de Fritz Lang.


Se cuenta que la espuma blanca que persigue a nuestros protagonistas estaba hecha con pescado y que los actores al acabar la escena se lanzaban a un río para despojarse de tal hedor. También cuando necesitaban menor cantidad de “postre” mezclaban yogur, helados Häagen Dasz y espuma de extintor. Precisamente los Häagen Dasz nunca han sido baratos.



Se descartaron 30 minutos de escenas y en ellas nos hemos perdido por ejemplo, como el yogur caminaba por la ciudad en un perfecto stop-motion.

Hay un momento en que el hermano del niño está jugando al videojuego Zaxxon que fue de los primeros juegos que yo jugué en pantalla verde y negro. Y según informaciones fidedignas el actor lo jugaba con un Atari 800.



En la cafetería, nuestro espía le comenta a chispas de chocolate Charlie que acuda a Frank Herbert del FBI. Este Frank Herbert no aparece en la película pero este nombre sí que pertenece al escritor de la novela Dune. Un abrazo.

8 comentarios:

Bad Boy dijo...

Peliculón, Larry Cohen es un puto crack.

Adolfo dijo...

Peliculón. Yo la he visto una vez siendo un guaje y no se me ha olvidado. No sé que película vi el domingo pasado pero este tipo de películas con yogures que cobran vida calan. No me importaría verla otra vez.

Eso sí, al Zaxxon no juego otra vez. Puto juego difícil. O eso o se me dan muy mal los matamarcianos, que también puede ser.

Un saludo cordial.

Soytutioargail dijo...

Qué tal Bad Boy! Pues sí. Cohen es un amante del terror y de la ciencia ficción y hasta el mismísimo Hitchcock casi dirige un guión suyo pero no sé que rollo pasó. Un saludo!

Soytutioargail dijo...

Buenos días Adolfo! Jaja... son películas que calan y diez años más tarde te preguntas porque siguen escenas grabadas en tu lóbulo temporal. A veces me vienen escenas de éstas y ni siquiera recuerdo su procedencia pero cuando las identifico es un éxtasis total.

El Zaxxon fue un clásico pero yo tuve muchos problemas con un tal R-Type que me traía por el camino de la amargura. Creo que grabé otro juego encima por cansino.

Un abrazo cordial, estamos en contacto blogger.

miquel zueras dijo...

Sin duda el Slurm de Futurama es un homenaje a esta película, puro disfrute videoclubero de los ochenta. Michael Moriarty, que se hizo famoso en la serie "Holocausto", ya había colaborado con Larry Cohen en "La serpiente emplumada" con el pluriempleado David Carradine. Me pregunto qué habrá sido de él, y también de Mira Sorvino...
Muy buen trabajo el tuyo, como siempre.
Saludos!
Borgo.

Soytutioargail dijo...

Qué tal Borgo! Moriarty fue el actor fetiche de Larry Cohen; una especie de Depp con Tim Burton. Moriarty estuvo en la serie Ley y Orden pero acabaron "a leches" y de Mira Sorvino no sé de ella nada más, ni me ha llamado ni nada XD. Desde Asesinos de Reemplazo le perdí la pista absolutamente.

Muchas gracias Borgo. Un abrazo y a beber Slurm!

Rodi dijo...

La revisioné hace poco y tiene el encanto de todas esas series B que nos ofreció Larry Cohen. Simpática, entretenida, con efectos artesanales y con critica social, ¿qué más se le puede pedir? ¿Más coherencia? Es posible, pero no le cambiaría nada.

Pd: Gran aportación como siempre.

Saludos.

Soytutioargail dijo...

Hola Rodi! No se le puede pedir nada más porque si hubiera tenido más coherencia o algún otro aspecto perdería todo su encanto. Me alegra que la hayas revisionado porque yo la vi por primera vez hace nada, ahí demuestras tus galones en películas de culto.

Gracias amigo. Un saludo!