viernes, 5 de septiembre de 2014

Grandes juegos de tablero y restos lúdicos (Vol. 1)


Los que venimos de la época del pleistoceno, supimos alternar la tecnología con divertidos juegos de mesa que estimularon nuestra capacidad intelectual a cotas insospechadas, y además nos socializaron con todo tipo de “jarna”. Y es que existía demasiado tiempo muerto en aquellas quedadas con los compis, donde el alucinógeno Tang de color rojo y los “Fresquitos” saturaban nuestras endebles arterias. Justo en aquel momento de locura diabética había un privilegiado en el grupo que se sentía superior al resto por poseer el videojuego de turno que sabía que lo iba a petar aquella tarde. Sin embargo, lo que no tenía previsto aquel alegre infante es que al introducir el videojuego en su Spectrum, Amstrad o Commodore Amiga; la máquina le iba a dar la espalda regalándole una especie de “bullyng” tecnológico aún no reconocido en el BOE. Uno ya intuía por el tiempo de carga (o el sonido) del ordenador que la catástrofe estaba asegurada; el videojuego no chutaba. Pero no todo estaba perdido; porque aquel niño iba a jugarse la vida escalando un armario polvoriento para alcanzar algo que ellos sabían que nunca les iba a fallar, un divertido juego de tablero. Yo siempre sacaba la ouija para amenizar.


La alfarería, diversión sin límites.
Después de este improvisado anuncio de Mattelochentero” sin razón aparente, me veo forzado a dedicar un homenaje subjetivo a aquellos juegos que me acompañaron durante mi tierna niñez antes de la llegada de las consolas, el online y el juego del calimocho. Espero coincidir con vosotros y que ensanchéis esta lista hasta los topes.

Dedico esta entrada a mi progenitora que cada año con nocturnidad y alevosía lanza al contenedor parte de mis juguetes de infancia con el clásico “aquí no hay suficiente espacio” o “el si tanto te gusta llévatelo a tu casa”. Ahí van:

Chincheando:



Juego: Creado en el 1985 por MB, filial de Hasbro (Gi Joe) por aquella época. Requería de dos pilas de las gordas y el juego contenía unas cuatro pinzas de colores, 48 insectos de plástico y una especie de cama motorizada que vibraba a lo bruto. El jugador que consiguiera cazar todos los chinches de su color ganaba el match.


Valoración: Chincheando fue un juego comúnmente llamado el “jodesiestas” gracias al atroz y estridente ruido de su motor que seguramente en estos días estaría penado por la ley. Además dada la violencia de la vibración muchos de los chinches salían despedidos como proyectiles acabando la partida en el acto o en su defecto dejando a alguien tuerto por el impacto del chinche. Personalmente acabé colocando He-man’s y Gi Joes encima de la cama vibratoria por aquello de la curiosidad.


En su país de origen el juego se titulaba “Bed Bugs” y la creación de Chincheando nació gracias a una plaga de chinches que asoló Nueva York por aquella década llegando a cerrar cines, tiendas de ropa y hasta un Victoria Secret. La realidad es que fue un juego exasperante dado que si no eras muy ducho usando palillos chinos podías despedirte de cualquier halo de victoria.

Fotos: Todocolección

El Cetro de Yarek:


Juego: Desarrollado por la marca Le…Cefa. El tablero estaba formado por una construcción en forma de barco y los movimientos del jugador dependían del giro azaroso de una ruleta, situada en la proa del barco de cartón. Los jugadores encarnaban a un mago como ficha para lograr su objetivo, conseguir el Cetro de Yarek (inimaginable), derrotando en su camino a zombies y otras alimañas.


Valoración: El Cetro de Yarek impuso su autoridad en el mercado gracias a su tablero en 3D y a la espectacularidad de su barco. Lo que uno no se podía imaginar es que cuando uno era niño y empezaba a montar el tablero al finalizarlo ya había cumplido los 42 años. Su laborioso montaje y su monótono modo de juego no fueron sus fuertes.
En resumen y en argot “videojueguil” era un juego de grandes gráficos pero su baja jugabilidad hizo que formara parte de aquella montaña de juegos de tablero que acababan olvidados en la clásica casa del pueblo. Aún así es un juego a recordar.

Fotos: Todocolección
  
Auto cross turbo:



Juego: Fabricado a principios de los 80 por la empresa Mattel. Anteriormente se construyó el Auto cross a secas, sin el turbo, de idéntico circuito pero sin ser visualmente tan atractivo. El juego consistía en la conducción de un bólido (tipo Scalextricpor los diferentes carriles que ofrecía el circuito mediante un volante y cinco marchas de velocidad.


Valoración: Era el Fast & Furious de los 80. Aunque su conducción pareciera monótona, el alternar diferentes carriles, aumentando y reduciendo la velocidad, provocaba que el grado de excitación del niño fuera máximo. Como resultado era inevitable la caída del “foigras” de la merienda por todo el salpicadero. Deduzco que el cochecito conectaba con el circuito a través de un potente imán. Personalmente lo ponía a toda castaña para pegar el clásico trompo al filo de la curva. El resultado era que el coche quedaba en la cuneta totalmente inmóvil. Juegazo.

Fotos: Todocolección

La isla de fuego:



Juego: Creado por MB por el año 1988 aprox. El jugador debía conseguir como primer objetivo la joya del juego para a posteriori salir por patas hacia la casilla del embarcadero. El resto de jugadores podía chorizarte la joya si sobrepasaban la casilla donde se alojaba tu ficha. En el transcurso de la partida, según la casilla donde caía el jugador o la carta que éste robara, podía lanzar una bola de fuego a un oponente para que retrocediera unas casillas.


Valoración: Otro juego con tablero en 3D, inspirado en las aventuras de Indiana Jones, donde aparte de ganar la partida, la gracia consistía en lanzar una bola y ver como tu rival era arrastrado, mientras tú te partías el chorizo. La destreza era notoria cuando debías escoger una de las diferentes bolas repartidas por el tablero y calcular cuál de ellas llevaría a tu adversario más atrás en el casillero. También había que calcular que dicha bola no alcanzara la ficha de tu jugador ya que si sucedía tal imprevisto tu ficha retrocedía también. La Isla de Fuego fue un juego muy entretenido y espectacularmente diseñado que despertaba en el jugador un aire aventurero.

Fotos: Todocolección
http://www.fotolog.com/elpopicaido/9356745/

Hero Quest:



Juego: Creado en el 1989 por Games Workshop. Hero Quest es un juego de espada y brujería vigente a día de hoy gracias a su reconocimiento global y a sus expansiones creadas por sus fans. A principios de los 90 fue distribuido en España por MB, y en el juego participaban hasta cuatro jugadores de campo más uno restante que hacía de Máster o de “amo del calabozo”. La función del Máster consistía en crear la historia, guiar a los enemigos e ir desvelando los entresijos que se encontraban en las diferentes mazmorras. Se aconsejaba jugar con el tablero en blanco e ir montando la partida conforme el jugador avanzaba para darle un sentido de “exploración” al juego.


Valoración: Juego de culto freak por excelencia que justamente en 2014 cumple 25 años. Sus seguidores acérrimos han creado un “crowfunding” para recoger fondos y así realizar una nueva versión del juego aprovechando la efeméride. En ebay he llegado a ver la versión del Hero Quest que poseo por unos importes que oscilan entre los 120 € a 150 € y en la web todocolección lo he encontrado por 180 €. A veces uno no se da cuenta de lo que tiene en casa pero ahí se va a quedar, mi nostalgia no se compra con dinero y además me sobra la pasta (no te lo crees ni tú).
Hero Quest sin duda fue el origen y la entrada del rol simplificado para el ciudadano común y apto para cualquier público; por esta razón tengo mis dudas si llegué a jugarlo como debía. Como curiosidad, se tradujo mal el juego y como podéis observar el elfo es llamado Troll


Fotos: Casa la mama Argail

Risk:


Juego: Juego de tablero creado por Parker en la década de los 50 y llegando la versión española en 1994 (creo, al menos era el que yo tenía). Risk era un juego de estrategia basado en las guerras napoleónicas donde a cada jugador se le adjudicaba una carta de objetivo con diferentes zonas a conquistar. Con el uso de dados de ataque (rojos) y de defensa (azules) se libraban las terribles batallas para conseguir territorios. Aparte de batallar para conseguir la zona en cuestión, se daba la opción de negociar, lo que hacía la partida más atractiva.


Valoración: Uno de mis juegos preferidos por excelencia que desapareció de mis fauces como aquellos calcetines que se escabullen por la lavadora hacia otra dimensión. Uno de los hechos más inexplicables del Risk era que el jugador acumulara una cantidad excesiva de tropas en Oceanía sin ser su objetivo ni proporcionarle conexiones de importancia para conseguir su meta. Supongo que el hecho de ser el continente con menos territorios a invadir y su facilidad de conquista, daba un ego inexplicable al jugador para el resto de la partida. El Risk, aparte de su estrategia, el azar formaba el 70 % restante del juego. Uno podía ser muy hábil en la estrategia pero si aquel día la suerte le era esquiva en materia de lanzar dados, lo llevaba crudo. Crueles escabechinas han habido por tener el día gafe.

Fotos: Todoleccion

El tesoro del pirata:


Juego: Creado por Feberjuegos a mediados de la década de los 80. Cada jugador escoge una ficha en forma de buzo y a través de cartas de pasos, cartas de armas y el lanzamiento de dados el jugador iba resolviendo los desafíos del tablero hasta llegar a conseguir el preciado Tesoro del pirata.


Valoración: Otro clásico juego de mesa que acababa en la clásica casa del pueblo y donde el solo hecho de volver a ver el tablero, a uno se le asoma la lagrimita. En sí, el juego era muy simple pero el dibujo del tablero me parecía la mar de entretenido.

Fotos: Todocoleccion

La Mansión de los fantasmas:



Juego: Otro juego creado por Feberjuegos que sigue la línea del Tesoro del Pirata pero en esta ocasión la ficha se desplaza por el tablero a través de las cartas de pasos y no mediante dados. En cada una de las habitaciones el jugador se enfrenta al monstruo de turno hasta llegar a la ronda final, donde será perseguido por la misma muerte (con su propio y gracioso muñequito incluido). Para esquivar esta figura del averno y su guadaña, el jugador podía esconderse en tres apeaderos, pero no era fácil ya que la Muerte avanzaba y retrocedía el mismo número de pasos que todos los jugadores de la partida.


Valoración: Divertido juego donde ibas enfrentándote a los clásicos monstruos de la Universal más otras alimañas (a recordar aquella habitación donde aparecía un engendro mezcla de Alien y Freezer de Dragon Ball). El jugador empezaba dentro de un pozo y sólo podía salir de él si tenía en su poder la carta de la escalera sino a esperar. Hice memoria del juego gracias al recuerdo de unas pequeñas cartas de fuerza, destreza e inteligencia representadas por animales y a una carta llamada el alma errante. Ya sabéis aquello de los recuerdos residuales.


Fotos: Todocoleccion

Juego de juegos: 


Juego: Juego de tablero creado por MB donde cada casilla tenía un minijuego asignado que al resolverlo te permitía seguir avanzando hasta la meta.


Valoración: Uno de aquellos juegos que personalmente le di más caña en mi infancia. Juego de Juegos era un sucedáneo del mítico Juegos Reunidos de Geyper con la diferencia que Juego de Juegos demandaba más habilidad que ingenio. Las anillas, los bolos, el golf o el adictivo billar fueron pasto de mi entretenimiento más solitario. Aún recuerdo lo difícil que era hacer caer los bolos con aquella bola de demolición en miniatura. Desesperante.

Fotos: Casa la mama Argail

Atmosfear:



Juego: Juego de terror por excelencia donde el jugador interactuaba con el monstruo o el ente fantasmagórico de turno a través del televisor. Creado en 1991, el juego duraba una hora, el mismo tiempo que duraba la cinta de vídeo VHS. En ese período, el jugador tenía que conseguir seis llaves y avanzar por el tablero cementerio superando los desafíos que mandaba el personaje de la TV. Si pasaban los 60 minutos, la partida era ganada por el personaje del vídeo VHS. Las fichas de los jugadores estaban diseñadas en forma de lápida.


Valoración: Quedarán para la posteridad frases como el Sí, mi “guey Kiper” (gatekeeper), donde está el saco de inmundicia, el baile perpetrado por el Barón Samedi en Atmosfear 2 y su… ¿Me quieres? Sí, Barón. El juego empezaba con que cada jugador debía escribir en una tarjeta su peor miedo. Al finalizar la partida el ganador debía coger una de estas tarjetas para leerla en público. Como comprenderéis lo que se escribía en aquellas tarjetas originaba una partida de pecho sin igual: “ver a la abuela de tal desnuda”  “ver al padre de tal en bikini”, etc, etc. Humor adolescente. Actualmente el juego, con miles de versiones a sus espaldas, ya está en DVD (pronto en Blu-ray). Los monstruos más emblemáticos de los vídeos fueron el Gatekeeper y el Barón Samedi. Posteriormente sacaron el Atmosfear III: Anne de Chantraine, una bruja con muy mala baba y en el cuarto volumen se contaba con la vampira Elisabeth Bathory pero no los pude disfrutar porque la EGB requería de mi total atención.

Fotos: http://nowthatiam30.wordpress.com/2008/04/10/atmosfear-otherwise-known-as-nightmare/
Fotos: todocoleccion


Pica Pez:



Juego: Juego de pesca perpetrado por Mattel en 1983. El juego se llenaba de agua y gracias a unas pilas (siempre de las gordas); se activaba un mecanismo que permitía el giro de un molino para que los peces de plástico se movieran por el agua como rodaballos en libertad.


Valoración: Los peces de plástico llevaban en la boca una especie de aro para que el jugador con su débil caña los intentara pescar. Recuerdo que el molinillo iba a toda castaña dándole una velocidad al agua que ni el caudal del Guadiana. Esa velocidad hidráulica hacía que si se te escapaba el pez debías esperar a que volviera a dar toda la vuelta pero no tardaba ni 5 segundos en estar el pescado a tiro. Era divertido.

Fotos: todocoleccion

Rompecabezas de Topo Gigio:

Juego: Puzzle rompecabezas del famoso personaje Topo Gigio creado por Edigraf ilustraciones en los años 60 .


Valoración: Es el clásico juego que pasa de padres a hijos en la familia Argail acabando en mis manos. Espero darle el legado que se merece. Nunca fui muy fan de esta rata italiana y cuando empezó este personaje a ser notorio en TV yo aún permanecía en lista de espera para entrar en el mundo. Sin embargo, las imágenes del ratón en el rompecabezas han quedado subliminalmente albergadas en mi ser y el recuerdo es imborrable.

Fotos: Casa la mama Argail

Fuera de concurso:

Interceptor:



Juego: Extraño juego acústico de naves espaciales y configurado para uno o dos jugadores. El juego se basaba en la búsqueda y destrucción de naves enemigas según los diferentes sonidos que el jugador escuchaba a través de unos auriculares. No había pantalla ni imagen, todo era a través del audio.


Valoración: Imposible encontrar información y/o fotos (al menos un servidor) de esta máquina y uno de los juegos más insólitos creados por el ser humano. Aunque el juego parezca que haya sido adquirido en una tómbola junto a una Meta Drive de la época (la Mega Drive barata), el juego fue obtenido en una tienda de juguetes a un precio bastante elevado. Interceptor es una paranoia ochentera que consistía en pulsar un botón azul de dirección y después el botón Detector. Después de cinco minutos de reloj pulsando el idéntico combo de botones, se escuchaba por el auricular un sonido distinto, a lo que uno intuía que había cerca una nave enemiga. En ese instante debías darte “vidilla” con los botones “Turbo” y “Láser” ya que la nave enemiga podía escapar provocando al jugador, el hastío más cruel y el lanzamiento del juego por el balcón o ventana.

Fotos: Casa la mama Argail

Nada más, como estoy motivado, habrá segunda ronda. Un abrazo! 

29 comentarios:

Charly Hell dijo...

Ooooooh, que recuerdos!!! De todos los que dices sólo tenía el Autocross y menudos "tutes" a dar vueltecicas con el coche.
El resto me sonaban pero no llegué a jugar. Mi favorito era el "Misterio" (como el Cluedo) :

http://pictures2.todocoleccion.net/tc/2010/09/04/21313413.jpg

y otro parecido llamado Los misterios de Pekin:

http://www.rincondeljuguete.com/juegos_de_mesa/images/11.jpg

También tenía el Monopoly, Trivio 6000 (el hermano pobre del Trivial), uno tipo parchis pero de la vuelta ciclista.
Y yo era de los de Amstrad, que te tenía con el culo apretao esperando que cargara y rezando para que después de 10 minutos del ruidito de marras no diese error. Por no hablar de los juegos "buenos" que cuando pasabas una fase, tenías que poner a cargar la siguiente y si se jodía a mitad de camino, se te quedaba una cara de tonto... Al final acababa jugando siempre al Match Day II que era de fútbol y me hacía mis ligas y todo eso.

Qué tiempos aquellos!! Y sin móviles, ni tablets, ni internet ni nada... Si querías salir a jugar te ibas a la aventura a ver quién encontrabas. Y a veces con un balón, un palo o con cualquier trasto pasabas las horas muertas...

Vaya post bueno, amigo.

Un saludo.

Disparatado Treintañero dijo...

Yo me quedé en "Monopoly",los juegos reunidos y poca cosa más. Con decirte que no he tenido ninguna consola más allá de la primera Gameboy (casi nueva porque le di poco uso) porque prefería leer,algo que sigo haciendo a día de hoy.

Si te interesa,busca un blog que se llama "El baúl de los juguetes".Lo lleva un amigo mío y fliparás con el juego de "Hill Valley/Regreso al futuro" que ha creado.

joe fingers dijo...

Hola Argail!! Como va el veranete eh??jeje menudos recuerdos que me has hecho traer a mi mente, sobretodo en mi caso "Chincheando", creo que acabe perdiendo todas las chinches y luego me las encontraba bajo el sofá, detrás del armario,...

Entre lo que vibraba y que de pequeños nos poníamos nerviosos con los palillos y queríamos cogerlas con las manos, mandabamos los bichos a tomar por c... xD

Gran entrada, gran blog y un saludo!!

Adolfo dijo...

Autocross (si pillo ahora el autocross en la oficina me echan del curro) y Juego de juegos. Solo puedo decir Jesús, María y José. Siempre quise tener el de los hipopótamos pero no hubo manera, aunque no me puedo quejar. Como fui un niño de constitución débil y aquejado de dolencias varias y mucho cuento, cada visita al médico iba acompañada de la compra de (elijase una de las siguientes)una figura de un animal, un coche guisval (los majorette eran para bodas y comuniones), o un mortadelo (o un mini album Pumby en su defective) en el quiosco al lado del ambulatorio. Total que me hice una colección de coches, animales y mortadelos (y Pumbys) realmente acojonante. Vaya entradón. Me han asaltado millones de recuerdos. Igual un día te plagio la entrada. Por cierto, para los viciados consoleros de antiguas generaciones. Me encontré una página llamada ssega.com donde puedes jugar a todos los juegos que se te ocurran de megadrive, snes, gameboy, gamegear.... La pena es que mi mujer se ha enganchado al zelda y no hay ordenador para dos, pero es muy recomendable. Además no hay que instalar nada. Ahí lo dejo.

Ryo Hazuki dijo...

Muy buenas y como siempre genial entrada.
Yo no he sido de tener juegos de mesa siempre he sido más de juguetes como los de la WWE y por supuesto del AMSTRAD que fue el trasto que más marco mi infancia junto con el VHS.
De todos estos juegos yo tuve en su época el Autocross y he llegado a jugar al Atmosgear, La Isla de Fuego y el Risk que es un enganche con los amigos.
Debes de tener guardado el Hero Quest como oro en paño, un colega mío de lo caro que estaba el juego se tuvo que diseñar uno propio xDD.
Un abrazo!!! y como siempre genial entrada :)

Edu Wallace dijo...

Grande Charly, el juego de Misterio me suena a lo bestia pero no lo tengo situado;parece entretenido con sus monstruos como el Frankenstein, el Hombre Lobo, etc. Y el de Pekín no lo he jugado pero veo que los dos son de Cefa y MB osea que seguro que tuvieron tirada en sus años.
Me alegra que disfrutaras del auto cross, yo creo que fue la antesala del Seat makinero y el tunning XD.
Yo también fui de Amstrad pero en casa ajena, yo tenía un Commodore Amiga 500. Al Amstrad le daba caña con el Emilio Butragueño (qué cosas) y el Italia 90 en monitor verde. Un desfase. El Match Day II he leído que lo petó cuando salió, que innovó el golpeo de tacón entre otras muchas habilidades.
Jeje estoy de acuerdo contigo, yo prefería que se jodiera el juego al principio a que cuando se introduciera el séptimo disket se estropeara. Estabas con el subidón y te daban un "coitus interruptus".
Con cualquier cosa te divertías eran otros tiempos no sé si mejores o peores pero creo que todos lo pasábamos en grande por aquella época con cualquier muñeco o trasto y con una inocencia que ahora el internet ha borrado de un plumazo. Un abrazo Charly!

Edu Wallace dijo...

Bien hecho treintañero, me alegra que dedicaras y dediques tu tiempo a leer antes que otros "Hobbits". Siempre me he quejado de que leo poco pero es que entre los videojuegos, el internet y las pelis me rellenan el tiempo libre.

Ya he visto el juego de tu amigo por tu mensaje de Twitter, está muy currado y es original. Poca broma que si se lo montara bien juegos así tienen salida. Un abrazo!

Edu Wallace dijo...

Ei Joe!! Me alegra traerte recuerdos; esta es mi venganza por tu post recopilatorio pachanga de principios del siglo XXI XD.
Normal que mandarais los chinches a tomar por culo; creo que los Chincheando que venden ahora deberían tener los precios por las nubes porque para que la caja tenga todos los chinches y accesorios varios, es una proeza que pocos han conseguido. Gracias Fingers, nos leemos!

Charly Hell dijo...

El Butragueño!!! Donde todos eran morenos salvo uno, Butragueño jajajajaja. Anda que no eché tardes ahí también, hasta que encontre los trucos para meter goles y me aburrí.
Mi Amstrad era el cpc 464 de casette y eso si, en color. El Bruce Lee también me tenía viciato.
Y si, el Match Day II tenía también la posibilidad de regular la intensidad del disparo -pero de una manera muy peculiar, casi aleatoria- y la tridimensionalidad de los jugadores y que dieran saltitos era todo un logro, jejejeje.
Ah, y el Fernando Martín también era adictivo.

Como bien dices no eran tiempos mejores ni peores que éstos, eran diferentes, aunque eso si, me parece mucho más completa una infancia con caidas, con montones de arena, con cabañas rudimentarias, con balones, con imaginación... que ahora con móviles, tablets, consolas, whatsapp, facebook...

En fin, que un abrazo!!

Adolfo dijo...

Si pillo autocross o juego de juegos igual no salgo de casa en un mes. En algún momento plagiaré tu idea y tiraré de nostalgia porque me parece un tema interesamte. Yo he sido más de coches, gijoes y cosas así, pero algún juego de esos me hizo tilín. De hecho todavía veo los hipopótamos tragones y me dan antojos. Enorme entrada, como siempre.

Rodi dijo...

También soy muy fan de los juegos de mesa, creo que todos los de la generación de los 80 lo somos. Los que recuerdo con más cariño son:
-"Hotel" (al que le dediqué muchas horas con mis primos).
-"Scattergories" (que aun atesoro en mi casa).
-"Hundir la flota" (mítico donde los haya).
-"Tragabolas" (más mítico aún).
-"Bancarrota" (no recuerdo ni la de millones que perdí en él)
-"¿Quién es quién?" (que puede ser el juego de mesa al que más jugué de todos).

Gran y muy nostálgico repaso a un petacito de nuestra infancia. ¡Quiero segunda parte! ;)

Saludos.

Edu Wallace dijo...

Hola Adolfo! Es que nadie sabía lo que tenía de adictivo el Auto Cross porque aparte era un juego que siempre iba en dirección de las agujas del reloj, pero no sé, el coger el volante y las llaves de plástico para "enchegar", uno se sentía James Dean.
¿No pudiste tener el tragabolas? jaja eso son traumas que los padres no lo saben pero lo podías haber arrastrado de mayor. A mí me pasó con un supermercado de juguete, un juego insulso que se materializó en mí cuando trabajé dos años en un súper. Fue la mofa del destino.
No me acordaba de los coches Guisval, que bueno, yo llegué a tener el coche fantástico, que se le abrían las puertas, el capó, etc Pero no recuerdo si tenían cuerda cuando los lanzabas hacia atrás para que salieran disparados (hacia adelante, por si me explico como el ojete) o no?
También desconocía la existencia de Pumby, me has ilustrado. A mí en el post ambulatorio me regalaban cómics y muñecos de esos estáticos de las librerías, que son como de goma dura y que aún hoy en día hay-los; recuerdo uno de Thor y del de Tazmania.
Me pasaré por aquella página aunque yo pasé del Amiga a la Play1, me salté todo lo del en medio, pero seguro que algún despistado que se pase por aquí lo agradecerá. También creo que no puede haber negociación en el tema del ordenador y el Zelda, no es viable ;) por tu seguridad.
Coge, copia lo que quieras porque siempre se recuerdan y se aprenden cosas nuevas u olvidadas como lo de Guisval y Pumby por ejemplo. Gracias Adolfo, que vaya bien!

Edu Wallace dijo...

Que tal Ryo!! El Amstrad never Die y lo de la WWE supongo que te refieres a los muñecos de la lucha libre de la tele,no? Supongo que a los que te refieres son los de la época del Batista y del John Cena y no de la etapa Hulk Hogan. No lo tengo muy controlado, ya concretaremos XD.
Estos juegos que dices son un clásico entre amiguetes sobretodo el Risk era un juego relativamente serio y nos partíamos el boniato.
Jaja el Hero Quest a la que me despiste ya estará en el container y tendré que hacer como tu colega. Gracias Ryo, un abrazo!!

Edu Wallace dijo...

Eii Charly!!Jaja Butragueño power; me parece que había uno del Michel también por ahí, no recuerdo bien...
Ostia tu Amstrad es una reliquia de las buenas, yo no me desharía de él. Es increíble porque tu eras en casset y a color y yo jugaba en disket pero en monitor verde XD.
El Fernando Martín que grande, el Vigilante, Shadow Dancer, Double Dragon, de los Blue Brothers también me acuerdo, la verdad que daría para otra entrada hacer un "rimember" de juegos de Amstrad.
Sí, yo también tengo esa sensación de infancia. El internet y la alta tecnología obviamente ha sido un cambio a mejor pero no sé si son obstáculos para la imaginación de un niño. Que nos quiten lo "bailao". Un abrazo Charly!!

Edu Wallace dijo...

Que tal Rodi! Pues de la lista que expones, el tragabolas es el que he visto que para muchos ha sido su sueño tenerlo y no lo han podido conseguir, como yo mismo. Parece como si tuviera un precio prohibitivo en aquellos años aunque yo creo que era más cabezonería de nuestros progenitores. El Hundir la flota, un clásico, ahora debe tener lucecitas, vídeos en el propio tablero, los buques un diseño de la leche, etc, etc cuando antes aparte del juego, se podía jugar en un papel cuadriculado. Que nostalgia me ha entrado. El Quién es Quién otro que tal; lleva sombrero? lleva bombona de butano? fue muy grande. El scattergories y su aceptamos pulpo XD,a ver la segunda tanda. Gracias y un saludo Rodi!

Arthur Caspa dijo...

El blog "Caspa Siniestra" desea nominar este sitio para los "Versatile blogger Awards": http://caspasiniestra.wordpress.com/2014/09/10/caspa-siniestra-en-los-versatile-blogger-awards-2014/
Saludos y felicidades!!!

Edu Wallace dijo...

Oh gracias, aunque no soy muy dado a estas cosas agradezco la nominación. Un saludo!!

Bull dijo...

Ooohhh !!!
Afloran y se enzarzan en mí los recuerdos !!!

Me considero y quien me conoce lo sabe de buena tinta, un amante y nostálgico casi enfermizo de los juegos de mesa, cualesquier, desde el Tres en Raya, al Monopoly y a los juegos de Rol sin olvidar Trivial y los juegos de cartas.
El caso es que no solo guardo todos mis juegos de la infancia, tres hermanos daba para grandes partidas y muchos regalos, pero a día de hoy adquiero nuevos juegos de mesa como: Rummikub, Triominos, Cluedo de cartas (mi trauma fue no tener el original) y llegamos a Carcassone.
Los nuevos juegos de tablero dinámico y diferente en cada partida es lo que se lleva ahora.

Me encanta echar horas de tarde-noche jugando a juegos de mesa, si son interminables mejor: Monopoly, Risk, etc...

Todo ello mezclado con Gijoes y un intento fallido por superación temporal y económica de Warhammer 40000, concretamente. Otro trauma más llevadero, poder disfrutar de la gama de juegos de figuritas, campo de batalla, rol de GamesWorkshop.

Para acabar, mi compendio de juegos es 99% MB - Hasbro, nada Mattel ni Cefa, al estilo Nintendo vs Sega.

Shurmano muchas felicidades y enhorabuena por este post y el blog en general, a veces no tengo el tiempo q debería y querría dedicarle pero sé que sigues al pie del cañón !! Continua así, tus seguidores te valoramos tu tiempo dedicado y nos haces disfrutar con tus posts que personalmente me tocan la patata y saco lagrimita... Queda pendiente una tarde-noche de Juegos de Mesa Retrooooo !!!!! ...o morir en el intento.

Edu Wallace dijo...

Gracias Bull; tu sí que me tocas el patatón a menudo XD. Soy consciente de tu vida ligada a todo tipo de juego físico y a tus épocas de master of the rol que no pude disfrutar como debía. También me alegra que conserves tus juegos de antaño ya que es algo difícil de mantener en estos tiempos sobretodo cuando vives fuera de casa de la mama pero aparte de este tema, no te preocupes que algún día dedicaremos una tarde a jugar al emocionante "Carcason". Es broma, no pienso jugar a ese juego, es una ladrillo XD. Al Risk sí que me haría gracia. Gracias por tu comentario y ya te regalaré un Cluedo por navidad!

Éowyn dijo...

Woooooooooow!! Qué recopliación más estupenda de estos juegos de mesa. El único que tuve de la lista que has puesto fue el Risk.

Un saludo!

Edu Wallace dijo...

Oh gracias Éowyn. Sólo el Risk? a ver si cuando haga otra ronda acierto con alguno de los tuyos. Un abrazo!!

Éowyn dijo...

A parte del Risk, tuve un juego paraecido al Pica pez. Yo era más de jugar con las figuras de Playmobil y muñecas, jajaja. Eso sí, mis amigas tenían muchos más juegos de mesa que yo! A mí es que no me llamaban mucho la atención! Seguro que a la próxima lista que hagas, a alguno habré jugado.

Un besito.

Edu Wallace dijo...

Efectivamente no sé que pasaba de pequeñito que nos introducían ludicamente en el arte de la pesca. No he pescado en mi vida.
Uouh! yo también jugaba a los Playmobil y a los Pinipon inclusive. A las muñecas de pequeñito no jugué pero sí que les hice más caso cuando me hice más mayor y aún no sé el porqué XD. Bueno...seguro que en la siguiente lista acertaré, tengo un presentimiento.

Otro para usted ;)

shark-rpg dijo...

Vaya,hacía largos meses que no me pasaba por aquí y ha sido agradable volver y leer esta fabulosa entrada.
Evidentemente,faltan juegos como el megaconocido En busca del Imperio Cobra (uno de los artículos más leídos de mi blog),pero es normal dejarse cosas en el tintero, porque entre videojuegos de Amstrad- Spectrum,juegos de mesa antiguos, y diversiones cientos de la época, se necesitarían docenas de artículos como éste para acapararlo casi todo.
Ay,el HeroQuest,lo compré hace menos de un año y como le metí muchas figuras y cosas extras me salió algo carillo,pero una ganga al lado de lo que se ve por ebay y sitios similares,yo lo he visto por más de 300 euros.Guárdatelo, y si puedes llevátelo a tu casa, la pregunta es,¿por qué no puedes llevarlo a tu casa,es por tu novia o por falta de espacio? Madre mía,espero que cuando la mía venga a vivir conmigo no haya problemas...aunque a ella la puedo sobornar con flores :D

Ay,y sobre internet...como ha cambiado todo,yo jugué al Imperio Cobra con mi hermana,colegas, primos,y creo que alguna vez hasta con mis padres,pero ahora ya no hay manera,y a mi chica no le gustan los juegos,juego casi siempre solo.Encima,la inocencia se pierde,y las últimas veces que me iba a casa de un colega a jugar con la consola acabé harto porque él se cabreaba cuando perdía y se ponía a hacer el imbécil cuando ganaba...¡los ochenta se acabaron pero nadie nos quitará nuestras vivencias!

Muchas gracias por este artículo, leyendolo me han entrado buenos recuerdos y me han dado ganas de volver a publicar en mi blog, aunque creo que de momento voy a pasar.Nos leemos! ^^

Shark

Edu Wallace dijo...

Jaja nunca podría sintetizar tanta diversión en un post, tampoco creo que pudiera en una sola vida con lo que hemos vivido en épocas pasadas. Ojalá...
En busca del Imperio Cobra, un clásico de Cefa que se me escapó en mi infancia más imberbe menos mal que aún quedan jugones como tú para recordarlo. Leí tu análisis del Hero Quest, que recuerdo que hasta hablabas de los videojuegos. Era un post cojonudo.
Jaja guardaré el Hero Quest como oro en paño. Aún no me lo he llevado por el espacio que poseo en mi "mansión"pero todo se andará; eso sí cuando hay una mujer en casa siempre hay que negociar la ubicación de estos "trastos", es de libro pero si me dices que con flores ya te la ganas, el resto será pan comido XD.
Tienes razón; yo personalmente hace que no juego a uno de tablero más de 6 años (creo que fue un Risk el último) y la vida y los gustos cambian pero que nos quiten lo "bailao" ¿no? Que es mucho.
Gracias a tí Shark por pasarte por aquí y gastar tu tiempo en comentar "divertidamente" tus vivencias y opiniones. Yo te animo que a reabras tu blog y si no tienes mucho tiempo, escribe una vez al mes o haz entradas más cortas; trátalo como un hobby más ;). Un saludo amigo!

shark-rpg dijo...

Si yo tengo tiempo suficiente para escribir algo en el blog de vez en cuando...pero paso.Paso porque hace más de 1 mes que puse lo de donaciones por paypal y de las docenas de personas que se pasan cada día,NADIE ha donado un triste euro.Así que les den XD.Yo no pienso volver a currar gratis en lo mucho que me queda de mi larga vida.
Nos leemos!

Edu Wallace dijo...

Bueno... ya vendrán tiempos mejores, ya se sabe la crisis... Un abrazo!

shark-rpg dijo...

¿la crisis?¡Pero si tienen dinero para conectarse a internet con sus smartphones de 300 euros o más y no donan ni un triste euro!. ¡Anda y que les den!.

Edu Wallace dijo...

Eso sí. A ver si se animan. Un abrazo!